Ampliar Reducir Imprimir Recomendar Compartir en Twitter Compartir en Facebook
EMPRENDIMIENTO

Marixa Balli se dedica a vender ropa en La Salada

Alejada del mundo del espectáculo, la vedette apostó a un nuevo camino.
Marixa Balli se dedica a vender ropa en La Salada
Publicado el 30/12/2012 - Aunque a muchos les cueste creerlo, Marixa Balli, la infartante morocha que supo ser furor en los 90 y una de las mejores bailarinas de la escena nacional, atiende un local de ropa en la popular feria La Salada.
La cantante, recordada por su éxito “La cachaca” abrió un negocio de indumentaria femenina en el centro de compras más grande y popular del conurbano bonaerense.
Balli atiende su propio negocio en el puesto 724 del galpón “Punta Mogotes”, en la feria La Salada y aseguró estar feliz con su nuevo emprendimiento.
“Se vende muy bien, estoy contenta porque la ropa es linda y a la gente le gusta y me encanta La Salada, así que estoy disfrutando. La gente se sorprende cuando me ve, es muy divertido”, contó Marixa.
Algo alejada del ambiente artístico, hoy Marixa Balli está enfocada en su negocio de ropa. Sin embargo, aún recuerda fuertes cruces y conflictos con sus colegas.
“No estoy totalmente alejada, estoy laburando mucho, hago eventos, mucha conducción, hice un show en diciembre con Pocho La Pantera, no me puedo quejar del trabajo, estoy muy bien”, dijo la bailarina.
Luego, recordó conflictos anteriores: “Carmen dijo que un oyente le mandó un mensaje, mentira porque en el ambiente todos sabemos todo, diciendo que yo era ‘piedra’ y eso me perjudica. Ella cambió mucho conmigo, me mandó mucha energía negativa y fue muy doloroso para mí”.
“Afectó mi carrera y las colegas se aprovecharon mucho de la situación. Como no podían decir que era loca, prostituta, borracha porque tengo una carrera impecable, se agarraron de eso que es lo peor que hay en el mundo artístico, donde son todos muy cabuleros. A veces hay poco cerebro porque joder con esas cosas, como el año pasado se lo hicieron a Escudero. Tiran mala energía, son cosas nocivas”, continuó Marixa enojada.
La artista se refirió a la hostilidad que hay en el ambiente: “Esto es una jungla y tenés que sobrevivir y como era una calumnia una mentira, las cosas después mueren, porque el público no es tonto. El público está desintoxicado, no está en este ambiente en el que te enfermas. La gente se da cuanta cuando hay maldad, cuando hay envidia”.
“A esta altura, con 25 años de una carrera fantástica, después de haber trabajado con los mejores, lo que digan me resbala, no me interesa. No me importa absolutamente nada de nada ni de nadie”, concluyó Marixa.
  Tapa Impresa
 
 
 
 

 
 
 

Miembro de:
© EL LIBERAL S.A.
Director Editorial: Lic. Gustavo Eduardo Ick
Santiago del Estero / República Argentina