Ampliar Reducir Imprimir Recomendar Compartir en Twitter Compartir en Facebook
SEPELIO

Una multitud lloró y acompañó los restos de Chávez a la capilla ardiente

Miles de venezolanos chavistas recibieron el féretro en el Hospital Militar y lo acompañaron por las calles de la capital Caracas.
Una multitud lloro y acompano los restos de Chavez a la capilla ardiente
Publicado el 07/03/2013 - CARACAS. Tras casi siete horas de un multitudinario cortejo fúnebre, el ataúd con los restos del presidente Hugo Chávez llegó a la Academia Militar donde se le rendirán honores y será velado durante tres días.
El féretro de madera y cubierto con el tricolor amarrillo, azul y rojo de Venezuela fue cargado por algunos ministros desde el techo de una carroza fúnebre hasta un salón de la Academia, ubicada en el Fuerte Tiuna, un vasto complejo militar que alberga el Ministerio de Defensa y los comandos castrenses en el oeste de la ciudad.
Chávez, de 58 años y quien falleció el martes tras dos años de padecer cáncer, juró como oficial de ejército en la Academia en 1975, a la que consideraba como su segunda casa.
Testimonios de dolor
El ataúd, que había salido temprano del Hospital Militar, al oeste de Caracas, fue recibido en la Academia por el alto mando militar.
“Te amaré por siempre, mi padre”, se leía en uno de los improvisados carteles que lucían los simpatizantes del presidente fallecido.
“Ay, mi Chávez... ¡mi Chávez!”, lloraba desconsolada Rosa Valera, una jubilada de 69 años, al ver pasar el féretro del mandatario, coronado con flores amarillas y blancas y una gran bandera venezolana, en las inmediaciones del hospital militar de Caracas.
Pequeños, adultos y mayores acompañaron la comitiva fúnebre con banderas venezolanas, fotografías, cuadros y camisetas con imágenes del gobernante, dando mensajes de apoyo al Ejecutivo.
“¡Estamos con ustedes!”, gritaban los chavistas cada vez que divisaban a algún ministro o alto dirigente político.
El duelo general, que no lo podían esconder ni los efectivos militares que resguardaban la seguridad de los ciudadanos ni los propios ministros, contrastaba con la habitual música llanera, las fanfarrias y canciones de batalla que no dejaron de sonar en este día triste.
“Yo vengo con un corazón en la mano. Creo que no podría vivir el resto de mi vida si no acompañaba al presidente, por lo menos, en este último paseo, físicamente, pues su cuerpo ya yace en un ataúd”, decía en un mar de lágrimas Alfredo Bozo, un ingeniero civil de 45 años, junto a su esposa.
Cañonazos y honores
A la espera de llegar a la Academia Militar, donde se instaló la capilla ardiente antes de que el viernes se celebren las exequias, la ruta fúnebre esperaba uno de sus momentos triunfales en el paseo de Los Próceres, sitio reservado para grandes desfiles militares.
Muchos seguidores esperaban cumplir a pie esos 6,3 kilómetros de recorrido bajo un inclemente sol, en un acto que veían como un tributo a un presidente que empieza a alzar el vuelo ya como todo un mito en el país.
La Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) de Venezuela comenzó la despedida al fallecido presidente, Hugo Chávez, con 21 cañonazos de salva.
“Es uno de los máximos honores al jefe del Estado”, remarcó el comandante del Comando Estratégico Operacional (CEO) de la Fanb, general Wilmer Barriento.
Entre tanto, el Gobierno, que ahora dirigirá el vicepresidente Nicolás Maduro, de manera interina hasta la celebración de elecciones dentro de 30 días, decretó siete días de luto nacional y la suspensión esta semana de las actividades educativas.l
  Tapa Impresa
 
 
 
 
 
 

Miembro de:
© EL LIBERAL S.A.
Director Editorial: Lic. Gustavo Eduardo Ick
Santiago del Estero / República Argentina