Ampliar Reducir Imprimir Recomendar Compartir en Twitter Compartir en Facebook
JUICIO POR EL HOMICIDIO DE BRUNO CELLA

Tuvieron que desalojar la sala en un día clave del juicio por la muerte de Luciano

Tres testigos presenciales del hecho complicaron sobremanera a uno de los imputados por el homicidio del adolescente y ayudaron a otro. Amenazas y pericias caligráficas.
Tuvieron que desalojar la sala en un dia clave del juicio por la muerte de Luciano
Publicado el 07/03/2013 - La Cámara segunda no tuvo una jornada tranquila ayer durante el juicio por el homicidio de Luciano Bruno Cella, durante la audiencia se registraron algunos incidentes que obligaron a desalojar a varias personas de la sala luego de un intercambio de insultos. Por otra parte, tres testigos clave del caso aportaron datos que comprometieron al principal acusado.
Durante la mañana, la madre de Luciano, Verónica Cella, se cruzó con los familiares de Franco “Peri” Santillán en medio de la audiencia.
“Me dijeron enferma, ellas me insultaron”, alcanzó a decir antes de que los jueces que llevan adelante el debate, le ordenaran a la mujer que se retirara de la sala.
“A mí me sacan y esas que son las parientes del asesino de mi hijo se pueden quedar adentro, esto no puede ser”, protestó, mientras las personas que las acompañaban intentaban sostenerla, para que la situación no pasara a mayores.
Ante el reclamo de la mujer, Sandra Zemán, abogada de la familia de la víctima pidió que las parientes del acusado también sean desalojadas del lugar de audiencias, medida que ya había sido llevada a cabo por los guardias que custodiaban la sala.
Por otra parte, ayer declararon tres testigos fundamentales en la causa y complicaron aún más la situación del principal imputado.
Además, uno de los testigos le “dio una mano” al otro imputado en la causa Wilson “Chizo” Barraza.
Sólo tres personas vieron la agresión que sufrió el joven ultimado aquel 6 de junio de 2010, ayer los tres se sentaron delante de los jueces y brindaron testimonio.
Tres relatos prácticamente calcados sobre lo que ocurrió el día que Luciano perdió la vida a la vera de la autopista.
Joana Fattorel y su novio Agustín Ponce estaban a poco más de 50 metros de donde ocurrió el homicidio y fueron los primeros en llegar a auxiliar a la víctima. Ambos vieron lo mismo, que Franco Santillán se acercó a Luciano, si bien no pudieron divisar el cuchillo, observaron los ademanes del acusado “como si lo estuviera apuñalando”.
Vieron al acusado huir del lugar dejando al adolescente tirado, con el pecho y la pierna ensangrentados.
Joana y Agustín se acercaron al ver los gestos de Martín Rafael, que estaba junto a la víctima. Según la declaración, ayudaron a Luciano a subir al auto, ya no se movía y había perdido mucha sangre, sus esfuerzos fueron en vano, el adolescente llegó muerto al hospital. También le dieron una mano al otro imputado, Barraza, al respaldar su versión de que él no participó en el crimen, inclusive aseguraron que la moto de “Chizo” se encontraba a varios metros de donde ocurrió la agresión.
Pero la vedette de la jornada fue el testimonio de Martín Rafael, quien estaba con Luciano contó que Santillán se les abalanzó y que los atacó sin que mediara más de dos palabras. Contó que apuñaló sin compasión a su mejor amigo y lo dejó tirado. Dijo que “sintió temor” al ver el rostro desencajado del agresor y pensó que iba a “hincarlos a los dos”.
El joven, que ahora tiene 20 años de edad no tuvo dudas en reconocer al agresor cuando se le consultó en la sala. Tras su declaración salió del lugar, acompañado por su familia.
  Tapa Impresa
 
 
 





 
 
 

Miembro de:
© EL LIBERAL S.A.
Director Editorial: Lic. Gustavo Eduardo Ick
Santiago del Estero / República Argentina