Ampliar Reducir Imprimir Recomendar Compartir en Twitter Compartir en Facebook
BUENOS AIRES

Comienzan los alegatos en juicio a 12 ex policías por torturas y muerte en Morón

Se trata del juicio por el crimen del joven Fabián Gorosito, quien en 2010 fue hallado en una zanja y con signos de torturas en la localidad de Mariano Acosta.
Comienzan los alegatos en juicio a 12 ex policias por torturas y muerte en Moron
Publicado el 08/07/2013 - La audiencia comenzará a las 9, en el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 5 de dicho departamento judicial, situado en la planta baja del edificio de Almirante Brown y Colón, en al oeste del conurbano.

Fuentes judiciales informaron a Télam que los alegatos comenzarán con las respectivas exposiciones de los fiscales Antonio Ferreira, Ezequiel González y Alberto Moyano, y les seguirán los abogados de la familia de Gorosito, Silvio Alfonzo y Raúl Quinteros.

Luego, el miércoles, comenzarán a alegar las diferentes defensas particulares de los acusados.

A diferencia del resto del juicio, para esta etapa del debate se permitirá el acceso de la prensa tras un pedido de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), que reclamó "una fuerte condena que visibilice la responsabilidad estatal y las prácticas de violencia policial".

Según las fuentes, cinco de los acusados llegaron al juicio detenidos e imputados de "torturas seguida de muerte y privación ilegítima de la libertad calificada por ser cometida con fines de venganza y arma de fuego".

Son el ex oficial principal Adrián Giménez, el ex subcomisario Pablo Nievas y los ex oficiales Luis Fernández, Raúl Ortiz y Cristian Fortunato, quienes se desempeñaban en la comisaría de Mariano Acosta.

En el juicio solo declararon Fortunato, Oviedo y Nievas, quienes dijeron ser inocentes, en tanto el primero afirmó que no estuvo en la seccional el día del hecho.

Los imputados Giménez y Fortunato son defendidos por el abogado Miguel Angel Racanelli, quien adelantó a Télam que pedirá la "absolución de ambos por falta de pruebas" y que acusen por "falso testimonio a varios de los testigos" que declararon durante el debate.

También son juzgados Hernán Oviedo (ayudante principal), Rubén Villalba (jefe de calle) y los oficiales Gabriel Sánchez, Marcelo Dipierro, Leandro Ose, Gonzalo Cuello y Angel Sosa.

Mientras tanto, Aixa Soledad Sosa, esposa de Giménez y quien habría tenido una relación con la víctima que pudo haber desencadenado el crimen, está acusado de "tormentos agravados" y complicidad con el homicidio.

Gorosito (22) trabajaba en un frigorífico situado en la estación Agustín Ferrari y el 15 de agosto de 2010 apareció muerto en un descampado ubicado en Gabriela Mistral y 24 de Noviembre, junto a las vías de la ex línea Belgrano, en Mariano Acosta.

En un primer momento, se quiso hacer pasar la muerte del joven como un accidente, producto de una intoxicación y posterior caída a una zanja, pero los peritajes determinaron luego que el muchacho había sufrido un severo castigo y una muerte por asfixia.

Tras el hallazgo, los vecinos denunciaron que la noche del 14 de agosto, Gorosito había ido a comprar a un kiosco cuando fue interceptado para su identificación por un auto particular y dos motos policiales.

Los habitantes del barrio contaron que ante esa situación, Gorosito salió a la carrera y desapareció hasta el día siguiente, cuando fue hallado muerto.

Al profundizar la pesquisa, la fiscal Valeria Courtade reunió elementos para sospechar que Gorosito fue llevado a la comisaría local donde, aparentemente, fue víctima de tormentos y luego llevado hasta el descampado donde lo asfixiaron aplastándole el rostro contra la tierra.

Una de las hipótesis apuntó a que los policías trasladaron a Gorosito a la seccional para que se hiciera cargo de un supuesto caso de robo y violación.

Otra pista fue la de una posible venganza contra el muchacho porque éste aparentemente se vinculaba sentimentalmente con la mujer de Giménez, quien negó esa situación en su indagatoria.

Fuente | telam.com.ar
  Tapa Impresa
 
 
 




 
 
 

Miembro de:
© EL LIBERAL S.A.
Director Editorial: Lic. Gustavo Eduardo Ick
Santiago del Estero / República Argentina