Buen día Santiago
Por Padre José Ceschi
Racismo

¡Buen día!  Melanina. ¿Le suena? No es un nombre de mujer, aunque lo parezca.
Es el nombre del pigmento que da color a la piel.
Pero el alma no tiene color, y por eso no hay melanina que logre distinguir a las almas por colores.
Parece que no lo tienen muy en cuenta los racistas. Tanto los racistas blancos como los negros; porque los hay de los dos.
Un ejemplo de lo primero lo tenemos en una expresión sin rodeos del que fuera primer ministro sudafricano en los años 50: “Llamémoslo supremacía, patronazgo o como se quiera, lo mismo es dominación.
Lo digo sin ningún miramiento y no trato de excusarlo. O el blanco establece su dominación o el negro establece la suya. La única manera de que los europeos puedan mantener la supremacía es por la dominación.
Y la única manera de que puedan mantener la dominación es negando el voto a los no europeos”.
Más impresionante aún resulta la consigna de un racista negro, Leroi Jones, que quiso desplazar por la violencia el trabajo no violento de Luther King:
“Odia al blanco. Ódialo. Mata a sus hijos. Viola a sus mujeres. Pero sobre todo, ódialo”.
Nos hace bien en cambio releer el texto de una vieja canción, popularizada por el grupo juvenil Viva la Gente:
De qué color es la piel de Dios”:
“A mi hijo le dije: ‘Duerme bien’ cuando cansado se acostó. Y entonces él me preguntó: ‘Papá ¿de qué color es la piel de Dios?
Dije: ‘Negra, amarilla, blanca y roja es. Todos son iguales a los ojos de Dios’.
Y él asombrado preguntó: ‘Si todos son iguales a los ojos de Dios ¿por qué en el mundo hay tanto dolor, y entre las razas odio y rencor?’ ‘Hijo, eso es parte del triste pasado; pero el hombre sufriendo por fin aprendió que en este mundo lo que ha faltado es que todos vivan como hijos de Dios”. 

¡Hasta mañana!

  Tapa Impresa
 
 

Miembro de:
© EL LIBERAL S.A.
Director Editorial: Lic. Gustavo Eduardo Ick
Santiago del Estero / República Argentina