EL EVANGELIO DEL DÍA

Evangelio según San Mateo 13,36-43. 

Entonces, dejando a la multitud, Jesús regresó a la casa; sus discípulos se acercaron y le dijeron: “Explícanos la parábola de la cizaña en el campo”.
Él les respondió: “El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los que pertenecen al Reino; la cizaña son los que pertenecen al Maligno, y el enemigo que la siembra es el demonio; la cosecha es el fin del mundo y los cosechadores son los ángeles.
Así como se arranca la cizaña y se la quema en el fuego, de la misma manera sucederá al fin del mundo.
El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, y estos quitarán de su Reino todos los escándalos y a los que hicieron el mal, y los arrojarán en el horno ardiente: allí habrá llanto y rechinar de dientes.
Entonces los justos resplandecerán como el sol en el Reino de su Padre.
¡El que tenga oídos, que oiga!”.
Comentario
Existe una cosecha para las espigas de trigo material y otra para las espigas dotadas de razón, es decir, para el género humano.
Ésta se realiza en los infieles y reúne en la fe a los que acogen el anuncio del Evangelio.
Los obreros de esta cosecha son los apóstoles de Cristo, después sus sucesores, más tarde aún, a lo largo del tiempo, los doctores de la Iglesia.
Cristo, refiriéndose a ellos, ha dicho: “El segador ya está recibiendo su salario y almacenando fruto para la vida eterna” (Jn 4,36).
Mas, hay todavía otra cosecha: es el paso de esta vida a la vida futura que, para cada uno, se realiza a través de la muerte.
Los obreros de esta cosecha ya no son los apóstoles sino los ángeles. Tienen ellos una responsabilidad más grande que la de los apóstoles, porque son los que hacen la clasificación que sigue a la cosecha y separan a los malos de los buenos, tal como se hace con la cizaña y el buen grano...
Desde hoy somos “el pueblo escogido por Dios, la raza santa” (1P 2, 9), la Iglesia del Dios vivo, escogidos de entre los impíos y los infieles.
Que de la misma manera podamos nosotros, en el mundo que ha de venir, ser separados de la cizaña de este mundo y agregados a la muchedumbre de los que son salvados en Cristo, nuestro Señor, bendito por los siglos.

  Tapa Impresa
 
 
 

Miembro de:
© EL LIBERAL S.A.
Director Editorial: Lic. Gustavo Eduardo Ick
Santiago del Estero / República Argentina