Interior EXPERTO

Dr. Vezzosi: “Constaté que es un único individuo, no tres como pensamos”

El profesional destacó la experiencia acumulada por todo el equipo ante eventuales futuros hallazgos.

17/06/2017 -

El paleontólogo santafesino Dr. Raúl Vezzosi, precisó sobre el hallazgo en el establecimiento "Doña Minda", en cercanías de Weisburd, que tantas expectativas generara las últimas semanas que la gran dispersión de los restos "hizo presumir que eran tres ejemplares y en realidad era uno, que la caparazón del animal se rompió en varios pedazos y eso dio a entender que había tres y en realidad es una solo, que las condiciones del ambiente hicieron que la coraza se rompiera en el momento en que se depositó y que se separara en varios pedazos". "Lo que particularmente hice es una prospección de lo que había y constaté que es un único individuo, no son tres gliptodontes como se dijo, ya que el material estaba todo desarticulado y fragmentado en diferentes partes. Lo que había en este momento era parte de la coraza que estaba dividida en cuatro fragmentos grandes y después fragmentos menores y restos de una extremidad. Esto nos va servir para planes mayores", explicó. Reveló que el género al cual pertenece el ejemplar es Neoesclerocalyptus, aunque señaló que no se pudo determinar la especie debido a que se carece de "morfologías diagnósticas, que permitan identificarlo. Estos ejemplares adultos tenían dos metros, no llegaban a tres de largo, dos de ancho y un metro de altura aproximadamente, como el tamaño de tres tatús de los que se conocen actualmente". Vezzosi interpretó que "lo positivo de este hallazgo es que (la Dirección de) Patrimonio se contactó con profesionales, entre los cuales intervino un geólogo, un antropólogo que hizo el nexo conmigo que son paleontólogos", lo que permitió "tomar información más detallada con el material en el lugar, lo que nos permitió obtener muestras y datos que si se extraen sin la presencia de un profesional se pueden perder. Tomamos muestras sedimentológicas (suelo), que se analizarán al mismo tiempo que las piezas en laboratorio (curaduría de los restos, que incluso puede descubrir nuevos fragmentos aún ocultos en el bochón", trabajo técnico que demandaría de un año a uno y medio, para luego volver a trabajar en laboratorio con la identificación y contrastar con los resultados preliminares que ahora se informaron.

 
Compartí
esta nota
También te puede interesar