Puntos de Vista LIC. EMILY AZAR (Psicóloga)

“La mayoría de los abusadores en general son casados”

16/07/2017 -

Cuando hablamos de grooming decimos que es un engatusamiento, en este caso hacia los menores. Esta no es la única moda telemática que hay de acosar, abusar y atacar a los niños y adolescentes, porque también existe el cyberbullying. La diferencia entre uno y otro está en la edad del acosador, de la persona que ejerce el hostigamiento hacia el otro. En el cyberbullying hay una misma etapa evolutiva, y en el grooming generalmente el perfil que tiene esta persona es de 30 a 50 años y acosa a niños, y si es una mujer la tendencia es hacia niños menores de 5 años.

El grooming consiste en hacerse amigo del niño para luego tomar imágenes y videos de contenido sexual y después amenazarlo con que lo publicará y que si el pequeño no continúa avanzando en los contenidos y mostrándole zonas íntimas le va a publicar esas imágenes que ya tiene en su poder. Ante esta situación, en la que muchos niños tienen vergüenza, acceden y hay chicos que hasta terminan siendo víctimas de abusos sexuales. 

Fases

La primera fase de este delito es el acercamiento, porque si no está bien configurada la privacidad se puede ver todo el perfil y los intereses que tiene el menor. Entonces entran a los sitios que ellos visitan y en el peor de los casos consiguen la contraseña y empiezan a tomar datos personales.

Luego empieza la segunda etapa de relación, que para poder entablar la amistad lo que hacen es adecuar su lenguaje al del niño. Lo que buscan es que el niño tenga confianza.

Y la tercera etapa es de contenido sexual, en la que se solicitan las imágenes de las partes íntimas. 

Perfil del acosador

Estas personas tienden a la compulsión, no toleran el estrés y son empáticos. Sabemos que hay un alto índice de abusos infantiles y que las personas que son abusadoras han tenido algún trauma o alguna relación en la que han sido víctimas de abuso y se convierten en un verdugo a través de una computadora. Por otro lado, hay que tener en cuenta que esta persona se excusa de esto y no lo asume como si fuera una situación criminal, porque se autojustifica.

En el caso cibernético la forma es elegirlo a través de los gustos, pero cuando ya se han hecho estudios físicos y se ha comprobado el abuso, el abusador está en el ámbito familiar, laboral y vecinal.

Tenemos niños que vuelven solos a la casa y podemos, si observamos bien, ver a adultos mirándolos. Entonces esta persona lo ve, lo sigue, se complace en mirarlo. No hay que confundirse que es una persona que está sola, porque la mayoría de los abusadores en general son casados, entonces utilizan a la pareja como tapa de esta tendencia. No necesariamente tiene que haber un trastorno mental para que esto se dé, sino que encontramos que hasta siguen trabajando después de haber abusado de un niño.

 
Compartí
esta nota
Notas relacionadas

También te puede interesar