Opinión Por Bernardo Stamateas - Psicólogo y escritor

El trauma emocional

17/07/2017 -

Toda experiencia cercana a la muerte, real o imaginaria, como un secuestro, un robo o un abuso, produce una marca en nuestra psiquis. La razon es que nuestra mente tiene la capacidad de resistir una situacion dificil hasta cierto punto, pero a veces la angustia nos desborda. Entonces se produce lo que llamamos ¡§trauma emocional¡¨ o ¡§estres postraumatico¡¨. Estas son dos de las conductas que suelen surgir como consecuencia del trauma: *Recuerdos (flashback) de lo sucedido. De a momentos, aparecen imagenes repetitivas disparadas por olores, palabras, lugares, etc., y la persona revive, literalmente, la experiencia traumatica. Es decir, que vuelve a tener la misma sensacion que tuvo cuando le robaron, la secuestraron o la abusaron. *Hipervigilancia. Las imagenes repetitivas llevan a la persona a estar hiper atenta. Asi empieza a pensar: ¡§!Esto se va a volver a repetir!¡¨ y a construir un futuro oscuro. Dicha actitud le roba la esperanza y puede llegar a desarrollar estres, depresion y, en muchos casos, ataques de panico. Esto sucede porque todo lo que ocurrio en un area dolorosa puede manifestarse en otra area totalmente distinta. Este sintoma siempre indica que hay una experiencia pasada que no esta sanada totalmente. Por eso, es fundamental que quien experimenta estres postraumatico haga psicoeducacion. La persona necesita entender que cosas como las imagenes repetitivas, la hipervigilancia, la culpa o la depresion son sintomas normales que aparecen porque son reacciones de nuestro cuerpo. Alguien puede tener insomnio y no lograr descansar bien, mientras que alguien mas puede dormir mucho y tener pesadillas, como una manera de evadirse. Existen dos tipos de trauma: 1. De tipo I. 2. De tipo II. El trauma de tipo I se da solamente una vez en la vida. Es una experiencia puntual que hace que uno recuerde con exactitud todos los detalles de lo que sucedio. Por ejemplo: ser testigo de un accidente o ver un cadaver. El trauma de tipo II es el trauma repetitivo que se da con el paso del tiempo. Por ejemplo, un abuso sexual que la persona cuenta como si le estuviera pasando a otro. Lo revive, pero se disocia del hecho. Aqui se separan las ideas de las emociones. Es importante cuando hay un trauma, sea del tipo que sea, no solo entender los sintomas que puedan surgir, sino sobre todo permitirse estar mal porque, lo queramos o no, van a venir broncas, miedos, sensacion de injusticia e impotencia, deseos de venganza y resignacion. Todo eso se debe expresar en un contexto seguro porque aquello que guardamos y callamos, tarde o temprano, se transforma en un peso emocional que puede enfermarnos el cuerpo. Cuando expresamos lo que nos angustia, deja de ser peligroso. Para concluir, lo mejor es buscar a alguien a quien podamos contarle lo que nos pasa. Puede ser alguien de confianza o, incluso, un profesional. Los seres humanos nos curamos hablando, es decir, poniendo en palabras lo que sentimos y rompiendo el secreto. Este ultimo perpetua el trauma y todo lo que evitamos nos brinda una falsa seguridad. ƒÜ

 
Compartí
esta nota
Las cinco más leídas
hoy de Opinión
1

Buenas intenciones y realidad


También te puede interesar