Puntos de Vista DRA. MARITA SÁNCHEZ GINECÓLOGA - OBSTETRA

“El 40 % de la población joven tiene HPV”

23/07/2017 -

En Santiago del Estero, como en todo el país, el inicio de la sexualidad cada vez es más precoz y el gran problema es que todas las campañas de concientización para las enfermedades de transmisión sexual o los embarazos no deseados generalmente llegan tarde. Si hoy se hace una campaña apuntada a adolescentes entre 13 y 14 años, ellos tendrán luego 15 y 16 años y ya vendrá una nueva tanda de adolescentes que quizás no recibe esa información a nivel general.

Por eso, insistimos muchísimo en que la educación sexual debe ser primero en el hogar y luego en el colegio, porque de esa manera se puede llegar con mucha facilidad desde temprana edad a tener información. Tiene que haber muy buenas políticas de salud para que nuestros jóvenes tengan la concientización necesaria.

La educación tiene que venir desde los hogares desde siempre, cuando el niño tiene 4 o 5 años y pregunta algo algo del cuerpo o cuando aparece la menstruación, etc. Siempre hablándoles a varones y mujeres e instalarlo como tema normal diario. Desde esta óptica y con la enseñanza en los colegios recién vamos a poder llegar un poco más a tiempo para la prevención de las enfermedades infecto- contagiosas.

Los padres son los que tienen que actualizarse, informarse y no tener el tabú de que la información puede llevar al permiso. Cuanta mayor información se tiene, mayor probabilidad de que ellos tomen la decisión sobre el momento del inicio sexual. Y cuando no hay información ni siquiera saben por qué se embarazó. Estos padres que no tienen información, porque quizás nunca la recibieron, deben preocuparse por recibirla y ocuparse de buscar la manera de informales a sus hijos.

Con respecto a que se brinda una información a regañadientes, con palabras como “cuidate”, no es una conversación completa. No debería ser una conversación, sino cotidiano. En el “sentarme a hablar” es cuando más cuesta, en cambio en lo cotidiano es algo normal como se habla de la higiene corporal o salir a bailar por primera vez.

Lo que es muy importante destacar es que en los hogares se tiene que conversar tanto con la hija mujer, como con el hijo varón. Siempre se apunta a la mujer embarazada joven, pero detrás de una adolescente embarazada de 14 o 15 años hay un varón de una edad parecida. Son dos familias donde van a tener un hijo de adolescentes, entonces hay que hablar con los dos.

Los padres pueden pedir consejería a los médicos especialistas para abordar este tema. Y cuando hablamos de información sexual siempre tenemos que hablar desde el amor y la familia.

Si logramos que el mensaje de que la sexualidad tiene que ser desde el amor y de la familia llegue a esa pareja de adolescentes de 12 o 13 años, seguro que se retrasa el inicio sexual. Porque cuando hablamos con los chicos de que la sexualidad es algo tan propio de su cuerpo y que sería una lástima que porque hayan tomado un poco de alcohol terminen acostados con un chico o chica que ni se acuerdan del nombre, empiezan a pensar y nos da buen resultado, es como que se cuidan un poco más.

HPV

Una enfermedad de transmisión sexual que tiene un progreso muy rápido en los últimos años en toda Argentina es el Papiloma Virus Humano o HPV. El 40 % de la población joven tiene HPV, que es una cifra altísima, y con el cambio de pareja sexual que está “de moda” creemos que ese porcentaje se incrementará más. Por suerte, ahora existen las campañas de vacunación de HPV y llegamos antes del inicio de las relaciones sexuales, porque se coloca a los 11 años en varones y mujeres.

El HPV es un virus que tiene tres clasificaciones: bajo, mediano y alto riesgo oncológico. Esto no es para alarmar, sino que significa que la persona que tiene HPV sí o sí se tiene que controlar, porque hay que enterarse qué tipo de virus tiene, porque hay más de 100 tipos, de los cuales aproximadamente 40 son patógenos, que a su vez se dividen en subgrupos que son de alto riesgo oncológico.

Lamentablemente, al ser una virosis y algunas veces al tener las verrugas o lesiones en la zona genital causa un cierto pudor, tanto en el hombre como en la mujer. Muchas veces consultan cuando esas verrugas están invadiendo en la vulva o en el pene.

Por suerte los jóvenes ya no tienen tanto pudor al urólogo y las mujeres están haciendo más a tiempo la consulta cuando ven las verrugas, que es síntoma externo, pero no hay que descuidar los síntomas internos a través del estudio del Papanicolaou.

Importancia de los estudios

Pedimos a toda aquella persona que vea algo en sus órganos genitales que consulte, para hacer un diagnóstico precoz y un tratamiento para evitar complicaciones locales. La mujer que tiene un HPV de alto riesgo económico lo que sí va a requerir es un control con Papanicolaou y colposcopia periódica; y si es varón una penescopia por parte del urólogo.

Son controles médicos muy importantes para hacer prevención dentro de lo que ya es la enfermedad, porque ese virus que puede estar tipificado como de alto riesgo oncológico puede quedar latente toda la vida en el organismo, puede desaparecer o al cabo de unos años puede aparecer la lesión. Por eso tenemos que adelantarnos a que aparezca la lesión y cuando aparezca que sea tan leve que tenga tratamiento y no se llegue a tener un cáncer de cuello de útero o de pene en los hombres.

El examen de Papanicolaou y el de la colposcopía se hacen en los hospitales de toda la provincia en las Upas y en la consulta privada. Son estudios que nos brindan muchísima información porque no son sólo para saber si hay células precancerígenas sino también para evaluar las infecciones micóticas o bacterianas, para hacer luego un tratamiento.


 
Compartí
esta nota
Notas relacionadas

También te puede interesar