Evangelio según San Mateo 20,20-28.

25/07/2017 - La madre de los hijos de Zebedeo se acercó a Jesús, junto con sus hijos, y se postró ante él para pedirle algo. “¿Qué quieres?”, le preguntó Jesús. Ella le dijo: “Manda que mis dos hijos se sienten en tu Reino, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda”. “No saben lo que piden”, respondió Jesús. “¿Pueden beber el cáliz que yo beberé?”. “Podemos”, le respondieron. “Está bien, les dijo Jesús, ustedes beberán mi cáliz. En cuanto a sentarse a mi derecha o a mi izquierda, no me toca a mí concederlo, sino que esos puestos son para quienes se los ha destinado mi Padre”. Al oír esto, los otros diez se indignaron contra los dos hermanos. Pero Jesús los llamó y les dijo: “Ustedes saben que los jefes de las naciones dominan sobre ellas y los poderosos les hacen sentir su autoridad. Entre ustedes no debe suceder así. Al contrario, el que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes; y el que quiera ser el primero que se haga su esclavo: como el Hijo del hombre, que no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por una multitud”. Comentario Sin duda que fue gracias a un poder y a una asistencia del cielo que la doctrina de la salvación iluminara de repente, como un rayo de sol, toda la tierra. Siguiendo las divinas Escrituras, la voz de los evangelistas y de los apóstoles resonó por toda la tierra; sus palabras llegaron hasta los confines del universo. Y en cada ciudad, en cada pueblo, al igual que en cada superficie al aire libre, se constituyeron en grupo Iglesias fuertes con millares de hombres, llenas de fieles. Pero bajo el reinado del emperador Claudio, el rey Herodes se dedicó a maltratar a algunos miembros de la Iglesia; fue así como hizo matar a Santiago, hermano de Juan, a filo de espada. Clemente nos da el siguiente relato de Santiago, digno de recordar: el mismo que lo condujo al tribunal se conmovió viendo cómo daba testimonio, y confesó que también él era cristiano. Los dos fueron conducidos juntos al suplicio; y a lo largo del camino, éste pidió a Santiago que le perdonara. Santiago reflexionó un instante y le abrazó diciendo: “¡La paz sea contigo!” Y los dos fueron decapitados al mismo tiempo. Entonces, como dice la Escritura, al ver Herodes que el acto de asesinar a Jacobo agradó a los judíos, intentó rematarlo con Pedro; lo hizo prisionero, y hubiera llevado a cabo el asesinato, de no haber sido por una manifestación divina, en la que un ángel se le apareció durante la noche y le sacó de las prisiones milagrosamente, libertándolo para el ministerio de la predicación. Así fue el plan divino para Pedro.

 
Compartí
esta nota
Las cinco más leídas
hoy de El Evangelio
1

Evangelio según San Mateo 20,1-16.


También te puede interesar