“Nuestro objetivo es que el club sea un lugar deportivo, de diversión, pero también formativo”

RAMIRO SORIA (Presidente del Club Almirante Brown)

06/08/2017 -

Desde sus inicios el club siempre trabajó en la parte social, tratando de incluir a la familia en su totalidad. Trabajamos de lleno para los niños y grandes, incluyendo disciplinas porque lo que queremos es que los chicos tengan un abanico de posibilidades y opciones para elegir a la hora de hacer deporte. Tenemos básquet, judo, taekwondo, danza, folclore.

La idea de nosotros siempre fue la inclusión, que se sientan cómodos.

Hoy en día, la comisión está compuesta con gente joven, que retomamos el compromiso de los que estaban antes, porque ellos trabajaron siempre por el amor al club.

Nosotros buscamos que los chicos se incluyan y que los adultos puedan volver a la institución.

Es un tema complejo porque todos los padres y adultos que se llegan tienen diferentes criterios, pero de eso aprendemos: de la diversidad de opiniones. Es un trabajo democrático el que hacemos por lo que la opinión de todos nos sirve. La participación social es fundamental.

También los padres deben sentirse protagonistas de este club. No es sólo un trabajo mío o de la comisión, el club crece por el apoyo y acompañamiento de los padres y de todos los que colaboran.

Todas las ideas que nos dan tanto los padres como desde las otras instituciones cercanas, nos sirven para crecer. Nosotros hacemos ahora un trabajo en red con Bibliotecas, Upas, y nos involucramos en las campañas de salud, concientización y prevención que se organizan.

La idea ahora es llevar a los profesionales a nuestro club para que les brinden charlas a los niños.

Nuestro objetivo es que el club sea un lugar deportivo, de diversión, pero también formativo.

Hace poco articulamos nuestras tareas con un comedor comunitario de la zona e integramos al club a chicos a través de becas, es decir que no pagan nada.


Mal castigo

También trabajamos para inculcarles a los padres, la importancia de la actividad física en los niños. Muchas veces tenemos ausencias y cuando vamos a las casas a preguntar por qué el niño no va al club, suelen decirnos que porque bajaron la nota en la escuela. Eso es totalmente erróneo, pero muy común. Hay que cambiar esa idea porque el club está para que el niño crezca deportivamente, en valores, en educación, y es óptimo para su salud.

Por eso nosotros, cuando nos enteramos de la situación, con la gente de la comisión directiva decidimos dictar clases de apoyo para esos chicos. Entonces, para esos chicos la actividad comienza un rato antes: primero hacemos la tarea, después toman la merienda y recién se empieza con el deporte. Hay mamás que son maestras y que se acercan a ayudar a los niños.

El objetivo de nosotros fue siempre luchar contra la obesidad, la tecnología, el sedentarismo y los otros flagelos sociales, un tema que en los barrios se ve mucho. Por eso constantemente hacemos difusión de las cosas que se hacen para acercarlos al club, vamos a las casas a hacer conocer las propuestas porque nuestra satisfacción es no solo crear buenos jugadores, sino que el futuro reconozcan nuestro trabajo y compromiso con los chicos.


El rol de los adultos

Los adultos, los que alguna vez formaron parte de la institución y los vecinos mismos nos dan mucho respaldo en el trabajo. Para nosotros es muy importante su colaboración y que nos acompañen y aconsejen. Siempre fue un club de amigos y de familia, porque compartimos encuentros constantemente. Después de hacer deporte nos quedamos a compartir una comida, una gaseosa, o simplemente a conversar. Todos es una tradición.

Hay un apego muy grande hacia el club. Hay mucho compromiso de todos y eso es lo esencial. La gente siente que el club es su segunda casa.


Acompañamiento

El tema económico es complejo, pero podemos hacerle frente a la situación gracias a la ayuda de los socios, del Gobierno que gracias a Dios hoy en día apoya mucho al deporte y estas instituciones. A veces alquilamos el local para alguna fiestita y podemos recaudar fondos para tener al día al club. También hacemos rifas. Hay mucho compromiso por parte de la comunidad.

Además destacamos siempre el acompañamiento de los padres, ellos los cuidan, les dan de comer, hacen los primeros auxilios si es necesario. Están en todas.

 
Compartí
esta nota
Notas relacionadas

También te puede interesar