En el último día de campaña, Cristina, María Eugenia y Sergio se cruzaron (un poquito)

Por Walter Schmidt Especial para EL LIBERAL.

11/08/2017 -

Una Cristina Fernández esforzadamente "moderada"; una María Eugenia Vidal cuidadosamente "antikirchnerista"; y un Sergio Massa efusivamente anti-polarización, clausuraron su campaña electoral haciendo lo que no habían hecho: confrontar unos con otros.

Ninguno de los tres principales espacios que se disputan la provincia de Buenos Aires -Cambiemos, Unidad Ciudadana y 1País- abandonaron su impronta de eslóganes guionados, discursos cortos, estética cuidada, conceptos medidos, críticas enfrascadas y música seleccionada según la ocasión.

Sin embargo, en el último día afloraron los cruces, esperados pero sutiles, inaugurados por la ex mandataria Cristina Fernández, que en la campaña apenas lanzó alguna crítica tangencial al gobierno nacional y prefirió que los cuestionamientos partieran de supuestos "ciudadanos comunes".

Sin siquiera nombrarlos a Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, hábil Cristina atacó al más débil, su competidor por una banca en el Senado de la Nación, Esteban Bullrich, a quien tampoco mencionó pero aludió como "el candidato del Presidente y de la gobernadora".

A Macri le pidió que cambie el rumbo e interpretó, con moderación y racionalidad inusitada, que las elecciones legislativas serían la vía para convencer al gobierno y ayudarlo a comprender que está haciendo mal las cosas.

"Al gobierno lo van a ayudar si nos ayudan a convencerlo de que cambie el rumbo económico, es clave para la Argentina", dijo. Bien light.

El propio Presidente no demoró en responderle, sin alusión directa desde Córdoba, cuando aseveró: "Estoy convencido que por este camino vamos a estar cada día mejor".

Por las dudas, Vidal recogió el guante arrojado por Cristina y lo primero que hizo fue defender a Bullrich del ataque de CFK: "Quién puede dudar del compromiso de Esteban con la educación pública. Yo lo vi a Esteban terminar con el frío en invierno en todas las escuelas, yo lo vi llevar inglés desde primer grado a todos los chicos de la ciudad, yo lo vi abriendo salas de 5, 4 y 3 años". Touché.

Como nunca en la etapa proselitista, Vidal embistió al kirchnerismo al que tildó de "dar discursos inteligentes", pero "de cloacas, rutas y agua potable, nada", le recordó al electorado bonaerense que "yo no te mentí" y los arengó: "¡Necesito que des la pelea con nosotros!"

Y el otro tercio que faltaba, al decir de los pocos creíbles encuestadores, Sergio Massa no dudó en remarcar lo que hizo en toda la campaña: surfear entre Macri y Cristina. No fue casual, la rima que ensayó sobre el final del acto en su querida Tigre. "El domingo ni Macri ni Cristina, Argentina".

Por las dudas, también abrazó al peronismo no kirchnerista. "Quiero hablarle a algunos compañeros peronistas que hoy por ahí están en duda que no quieren volver para atrás, que no quieren el ajuste. Vengan compañeros que podemos construir algo grande y plural", invitó.

Las cartas están echadas.

 
Compartí
esta nota
Notas relacionadas

También te puede interesar