“Las reglas viales en los peatones son una cuestión cultural y se debería empezar por una buena educación”

CPN JUAN MANUEL BELTRAMINO | Presidente del Concejo Deliberante

13/08/2017 -

No estamos preparados y no entendemos que la ciudad la hacemos entre todos. No solamente son los que dirigen. Obviamente que la responsabilidad mayor está en quien tiene un vehículo, que es un medio más potente para perjudicar a un peatón, pero tampoco hay sanciones para los peatones. Es una cuestión de educación.

Pareciera que todo es cuestión de tecnología y no es así. En otros países, los vehículos se detienen cuando alguien está por cruzar la calle. El automovilista o el ciclista sabe que debe ser así. Sabe que la cinta blanca es para que la pisen los peatones.

Aquí no entendemos que no se debe cruzar por medio la calle. Esperamos a que corte el semáforo y cruzamos haciendo gambetas por entre los coches, y si en ese momento el semáforo habilita otra vez estamos en serio riesgo. En otros lugares, se respetan las señales y los espacios de cada uno.

En Córdoba se hizo una experiencia con un inspector que tocaba el silbato cuando algún peatón se bajaba del cordón con intención de cruzar por medio de los autos. El objetivo era controlar y crear conciencia, pero son cientos de miles de personas y es imposible estar discutiendo con cada uno.

Por eso, la sanción a los peatones es mucho más difícil; es cuestión de educación. No estamos enseñados, ni el automovilista ni el peatón.

Educación

El tema de la seguridad vial en peatones es una cuestión cultural y se debería empezar por una buena educación y poner medidas para hacer que esto funcione. Aquí, en la Belgrano se pusieron ligustros, pero la gente los hace a un lado o los rompe y pasa igual por el medio. Creo que una valla simple puede servir. Pero la gente no toma conciencia.

Además, aquí, en nuestra ciudad se pusieron semáforos que hace el conteo para los automovilistas, cuando en realidad en otras ciudades el conteo es para el peatón, para que sepa si puede cruzar o no, para que tenga una idea del tiempo que tiene para cruzar la avenida. Por ahí hace falta dialogo entre quienes toman las decisiones y la gente que se dedica a la prevención o todos aquellos que puedan aportar algo.

El estudio de los problemas y la determinación de políticas públicas, es un ciclo que empieza en el análisis del problema. Si no tenemos un buen análisis del problema, no se pueden implementar políticas públicas, porque seguramente le vamos a errar en la solución.

Puede haber sanciones para los peatones, pero son muchos más que los automovilistas, como para sancionarlos a cada uno de ellos. Eso no quiere decir que no debamos tener a alguien que esté apuntando los errores, diciéndole que por ahí no se puede cruzar la calle, es decir, educando. Pero es mucho más fácil sancionar a los que son menos.

Por ejemplo, con el tema del casco hace años que se viene luchando, pero muchísima gente no lo entiende, no hace caso y no se da cuenta que le puede costar la vida o va a quedar arruinado para toda la vida. No lo entienden.

La educación vial se necesita ampliar. Debemos hacer también escuela con la gente que está a cargo de tratar con los vecinos, para que sepa cómo tratarlos, cómo explicarles el tema, porque una cosa es tocarles el silbato y retirarse, y otra es acercarse, hablar, decirles de buena manera que son personas grandes y que genera un problema al resto con su conducta y seguro la gente lo va a tomar de otra manera y lo va a entender.

Esta es una cuestión cultural que tenemos que cambiarla entre todos, pero a base del respeto básicamente.

Además, en la escuela el chico puede recibir toda la instrucción que sea necesaria, pero todo debe comenzar en el hogar, porque el niño ve la conducta de sus padres y eso es lo que internaliza, y las malas costumbres las repite o cuando sea grande será igual con sus hijos.

Hay muchas cosas en la vida de uno que no la aprendimos con la instrucción sino con la copia, con el ejemplo. Y en eso tiene mucho que ver con los padres. Es quien debe dar el ejemplo.

Otro tema es el uso del celular y eso es muy peligroso, porque, si bien cruzan por la senda peatonal, al ir hablando por teléfono o leyendo un mensaje, no tienen noción del estado del semáforo, ni escuchan bocinas.

La responsabilidad del peatón en el tránsito es un tema pendiente que tenemos que ver. Por el momento hay que educar y poner barreras.

Creo que debemos tener gente que esté preparada para educar al peatón en la calle, todos los días. El inspector debe saber las reglas de tránsito y tener reglas de trato, porque a veces es preferible dejar pasar una falta sin hacer la boleta, y explicarle a esa persona cuál es la violación que cometió para que la tenga en cuenta. Y hacerlo de la manera más correcta y amable posible.

 
Compartí
esta nota
Notas relacionadas

También te puede interesar