×

La inestabilidad en la regiones rusas de mayoría musulmana inquieta al Kremlin

- 04:30 Mundo

El Kremlin tiene pocas esperanzas de poder evitar que EE.UU. ataque a Siria, pero de todas maneras insiste en que es necesario buscar una salida política al conflicto y advierte que, de lo contrario, la guerra civil proseguirá en ese país de Oriente Medio, que es prácticamente su último aliado, junto con Irán, en la región.
Mientras tanto, un ex alto mando de las fuerzas antiaéreas rusas afirmó ayer que Damasco tiene sistemas de defensa antimisil rusos que pueden “dar una respuesta digna” a los ataques estadounidenses.
Las principales razones de la insistencia conciliadora rusa hay que buscarlas en la experiencia de los últimos años: en todos los países árabes en los que últimamente ha habido cambios de régimen se ha instaurado, cuando no el caos, la inestabilidad. E inestabilidad y caos es precisamente lo que Moscú no desea. Rusia ya permitió hace dos años que se atacara a un régimen con el que tenía buenas relaciones: el de Gadafi en Libia. Aquella vez no utilizó su derecho de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU y el excéntrico dictador cayó para morir a manos de la turba enfurecida le dio muerte. El resultado ha sido el caos: grupos armados continúan actuando por su cuenta, el gobierno central no controla el país y, lo más preocupante, el islamismo radical se ha reforzado. Y es este el principal temor del Kremlin, su mayor preocupación: la divulgación del islam fundamentalista.
El problema para la Federación Rusa es que forman parte del país varias repúblicas en las que la mayoría de la población es musulmana. Donde más hay es en el Cáucaso del Norte —Chechenia, Daguestán, Ingushetia, Kabardina- Balkaria, Karachayevo- Cherkesia—, pero no se limita a esta zona; de hecho la principal república musulmana rusa es Tatarstán. En todas ellas, pero principalmente en las caucásicas, ha surgido el problema del terrorismo inspirado en el islam radical suní. Si hay un verdadero peligro para la estabilidad política de Rusia, es este.

Más noticias de hoy