Política CUENCA SALÍ-DULCE

Denuncian existencia de un gran basural a orillas del río Gastona

Tres montículos de residuos domiciliarios, con materiales orgánicos e inorgánicos, fueron acumulados a 10 metros del cauce.

10/06/2014 - La acumulación de toneladas de basura a orillas del río Gastona, en la zona de pedemonte de Tucumán, pone en riesgo el ecosistema de la cuenca Salí-Dulce, por los efectos negativos que podría acarrear la contaminación de uno de los principales aportantes del embalse Río Hondo, si es que no se retiran esas montañas de basura.
Así lo denunciaron desde la ONG ambientalista Ave Fénix que constató esta práctica desaprensiva y que sería responsabilidad de las comunas de Alpachiri y El Molino, en el departamento tucumano de Chicligasta, mencionaron.
Los ecologistas solicitaron que se frene este grave hecho de contaminación y la intervención de las autoridades de la Justicia Federal y del Comité de Cuenca Salí - Dulce.
“Toneladas de basura son escondidas a la vera del río Gastona y en la Selva de Yungas protegidas por la ley de bosques nativos según coordenadas y a 531 metros de altura sobre el nivel del mar”, mencionó Gustavo Masmud, titular de la ONG, quien advirtió que no solamente con vinaza se contamina el sistema hídrico interprovincial.
Riesgo
El docente manifestó que la basura es depositada a escasamente cinco metros del cauce del río del sur tucumano.
Otra situación que advirtió con preocupación, es que a 10 kilómetros del basural está el Parque Nacional Los Alisos “de gran interés turístico”, comentó.
Para Masmud, este depósito de basura tiene “la clara intención de que el río, cuando crezca, se lleve todo lo allí depositado al Dique Frontal de Las Termas de Río Hondo”.
“Pudimos constatar toda clase de residuos, hasta equipos electrónicos de los que pueden desprenderse metales pesados al río”, alertó el ambientalista tucumano.
Consideró que al tratarse de una cuenca interprovincial, corresponde que inicie actuaciones la Justicia Federal.
Del mismo modo, sostuvo que el Comité de Cuenca Salí-Dulce debe constatar y pedir el cese de estas acciones que atentan no sólo contra el río sino con un sector de la Selva de Yungas.

 
Compartí
esta nota
También te puede interesar