País SANTA FE

Malvinas y la historia de una familia fragmentada

Pablo Betts vive en Rosario pero es la quinta generación de malvinenses. Su padre Alexander es bisnieto de británicos que se instalaron en esas tierras en 1842. Su hermano, su tío y su abuela todavía viven en las Islas y ellos de este lado del continente, en pleno suelo argentino.

24/01/2012 - Pablo Betts tiene 42 años y es quinta generación de malvinenses. El hombre –que actualmente vive en Rosario– es hijo de Alexander Betts, de 64, bisnieto de británicos que en 1842 llegaron a las islas como colonos y ahí se quedaron. La familia terminó diezmada de un lado y del otro del continente.

En las islas quedaron su abuela, Malvina Goss de 86 años, su hermana Dawn de 41, funcionaria de la Corona Británica en Puerto Argentino, y madre de tres mujeres adolescentes y su tío Terry Betts, miembro del Consejo Legislativo local, actualmente vive en Gran Bretaña. Mientras que Pablo vive en Rosario y su padre en Aguas de Oro, Córdoba, y desde octubre tienen documento argentino.

En contacto con el programa A Diario de Radio 2, Pablo relató que en 1982, durante el conflicto bélico, su papá trabajaba en Gas del Estado y la aerolínea LADE y por su participación –los Fokker transportaban tropas y pertrechos- fue considerado veterano activo de la guerra.

Tras la capitulación de las tropas argentinas, el 26 de junio de 1982 fue expulsado por los británicos, y a bordo del buque hospital ARA Bahía Paraíso, llegó a Puerto Belgrano.

"Como nativo y criado en Malvinas peticiona todos los años en los foros internacionales para que Gran Bretaña le devuelva a mi país el territorio que le fue usurpado en 1982”, contó su hijo. La ironía, es que en cada uno de ses encuentra se ve la cara con su hermano Terry que lo hace pero a favor de Inglaterra.

"Mi papá siempre fue de la ideología de que las Malvinas son argentinas y eso fue lo que nos inculcó", dice Pablo y agrega: "Tenemos relación con la otra parte de la familia, pero claro que estamos un poco divididos. Mi abuela cuando vino de visita imaginaba que había militares caminando por las calles, que nos iban a llevar presos. El isleño es muy cerrado".

Fuente: rosario3

 
Compartí
esta nota
También te puede interesar