La emotiva historia de "Rubio", el perro argentino adoptado por una azafata alemana

Cada vez que regresaba al país por su trabajo, la mujer se encontraba con que el perro la esperaba en la puerta de su hotel.

11/08/2016 -

Olivia Sievers es una azafata alemana, que hace unos días decidió adoptar a Rubio, un perro callejero de Buenos Aires, que la esperaba en la puerta de su hotel cada vez que ella llegaba al país.
Esta historia comenzó un día en que la joven decidió prestarle atención a Rubio, un perro de la calle, que tras recibir el amor y alimento de la Olivia no quiso abandonarla nunca más.
“Intenté que no me siguiera hasta el hotel. Que siguiera su camino. Pero no fue así. Siempre me miraba y me seguía”, explicó Siever.
Según informa Clarín, durante seis meses, la trabajadora aérea regresó al país en varias oportunidades, siempre con la sorpresa de que Rubio la esperaba en la puerta de su hotel en el lujoso barrio de Puerto Madero. 
Por esta razón, la joven se puso en contacto con la asociación 'Mascotas Puerto Madero Adopciones Responsables'. El perro fue a un hogar transitorio en San Telmo, donde tenía todas las comodidades, afecto y contención. Sin embargo, según informa el sitio Clarín, hace pocos días se escapó para ir a esperar a Olivia, que llegaba al país. Este acto y gesto de amor llenó de emoción a Siever que supo que debía adoptar a Rubio, por lo que hizo realizó todos los trámites y se lo llevó a Alemania. 
Tras la viralización de la historia, la joven comparte una foto semanal en las redes sociales de su nueva vida junto a Rubio. 

Olivia Sievers es una azafata alemana, que hace unos días decidió adoptar a Rubio, un perro callejero de Buenos Aires, que la esperaba en la puerta de su hotel cada vez que ella llegaba al país.

Esta historia comenzó un día en que la joven decidió prestarle atención a Rubio, un perro de la calle, que tras recibir el amor y alimento de Olivia, no quiso abandonarla nunca más.

“Intenté que no me siguiera hasta el hotel. Que siguiera su camino. Pero no fue así. Siempre me miraba y me seguía”, explicó Siever.

Según informa Clarín, durante seis meses, la trabajadora aérea regresó al país en varias oportunidades, siempre con la sorpresa de que Rubio la esperaba en la puerta de su hotel en el lujoso barrio de Puerto Madero

Por esta razón, la joven se puso en contacto con la asociación 'Mascotas Puerto Madero Adopciones Responsables'. El perro fue a un hogar transitorio en San Telmo, donde tenía todas las comodidades, afecto y contención. Sin embargo, hace pocos días se escapó para ir a esperar a Olivia, que llegaba al país. Este acto y gesto de amor llenó de emoción a Siever que supo que debía adoptar a Rubio, por lo que realizó todos los trámites y se lo llevó a Alemania. 

Tras la viralización de la historia, la joven comparte una foto semanal en las redes sociales de su nueva vida junto a Rubio. 

 
Compartí
esta nota

También te puede interesar