Política ESTUDIO

Procuran elaborar un plan para atacar los problemas ambientales sobre toda la cuenca Salí-Dulce

La Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación impulsa el proyecto, y avanzará en tal estudio con la anuencia de las provincias de la región.

23/01/2017 -

La formulación de un Plan Director de Gestión Hídrica de la Cuenca de los ríos Salí-Dulce, será uno de los objetivos claves a comenzar a analizar este año, debido a diversos factores, especialmente a la variabilidad climática que caracteriza a la región del NOA.

La Subsecretaría de Recursos Hídricos, dependiente del Ministerio del Interior de la Nación, diseñó los ejes estratégicos de la política hídrica para los próximos años, e incluye un plan integral en la cuenca Salí-Dulce.

El estudio contempla entre sus distintos puntos que "se ha verificado en las últimas décadas, la pérdida de calidad de las aguas del Río Salí y particularmente del embalse de Río Hondo, como consecuencia del ingreso a la cuenca de un conjunto de efluentes de origen agrícola, urbano e industrial, entre los cuales deben destacarse la descarga de efluentes de los ingenios azucareros, de la producción de biocombustibles de Tucumán.

Estrategia integral

El informe plantea un conjunto de propuestas a diseñarse como parte de una "estrategia de prevención y control, haciendo énfasis en la clasificación y tendencia de cambio de los distintos tipos de uso del suelo, la hidrología de las subcuencas, la contaminación hídrica, el establecimiento de una base de información adecuada para estimar escorrentía y erosión en puntos críticos para la generación de información sobre lluvias, caudales y otros parámetros meteorológicos", indica.

El estudio procura la identificación de problemas de alcance interjurisdiccional, como ser la contaminación del embalse de Río Hondo, estudiar la colmatación del embalse y sedimentación de sus afluentes, pérdida de valores y funciones ecosistémicas de los bañados del río Dulce, cambios en el funcionamiento de la laguna Mar Chiquita, degradación de los suelos por prácticas de deforestación y labranza en la cuenca alta, así también la conservación y mantenimiento de obras que permitan la regulación y el uso racional del agua.

Todo ello, implicará el llamado a concurso de una consultoría para elaborar un plan director de gestión hídrica que contribuya a disminuir la vulnerabilidad de la Cuenca del río Salí Dulce ante eventos extremos de inundaciones, sequías y fenómenos de remoción en masa; todos ellos exacerbados por la variabilidad y el cambio climático.

 
Compartí
esta nota
También te puede interesar