Santiago INCREÍBLE

La historia de dos "hermanos cósmicos" sorprende a Frías

14/03/2012 - FRÍAS, Choya (C) Dos “hermanos cósmicos” protagonizan una historia increíble y su encuentro en Frías da que hablar. Se trata de Eduardo Bechara Baracat y de Eduardo Bechara Navratilova, quienes tienen el mismo nombre y un asombroso parecido físico, pero no tienen parentesco alguno. Genéticamente no son familiares, pero socialmente son cuasigemelos y un pequeño detalle: uno, Eduardo Bechara Baracat (37), es argentino (nacido en Deán Funes, Córdoba); el otro, Eduardo Bechara Navratilova (39), es colombiano. Nunca supieron de su existencia pero tienen más coincidencias que muchos parientes sanguíneos, por eso un buen día decidieron que iban a ser “hermanos cósmicos”. El Eduardo cordobés, titulado en Administración de Empresas, tiene estrechos lazos familiares con Frías y se radicó en esta ciudad. Junto con el Eduardo colombiano, graduado en Derecho y Literatura, planifican una gira literaria por el norte del país presentando sus libros, inclusive en Buenos Aires, Colombia y en Estados Unidos donde ya tienen confirmado sus participaciones en Ferias del Libro.
Todo comienza en 2008 cuando Eduardo Baracat escuchaba una canción suya que se llama Amor Ausente. “Mientras mi hermana Astrid me buscaba en Google, por el tema de la canción, encuentra a otro Eduardo Bechara (Navratilova), y como publicaban la foto en el blog mi hermana se sorprendió por el gran parecido que había conmigo”, relató.
“No sólo eso: ‘Vos tienes que contactar a este tipo -me dijo Astrid- porque hay muchas coincidencias, tienen una forma de vivir muy parecida, a vos te gusta escribir y él es escritor’. La verdad yo no le di mucha importancia”, recordó Baracat.
Todo parecía que había quedado en un simple comentario de hermana, hasta que el Eduardo cordobés decidió chequear en internet la insistencia de Astrid. “Cuando yo entro a buscarlo, me impresionó por el parecido. Le envío un mensaje sobre la importancia de llamarse Eduardo Bechara preguntándole si había tenido los mismos problemas que yo creciendo con esa cara de loco y esa nariz tan grande. Luego nos hicimos amigos”, comentó. El encuentro se produjo en la ciudad brasileña de Itacaré, en 2009. Apuntó el cordobés: “Eduardo es un tipo que hizo que las cosas pasen. Es una persona que hace que las ideas tengan cursos en la vida real; por su condición de escritor que busca las historias, ésta era una historia para él pero se terminó volviendo una historia para los dos”.
La historia ya está plasmada en dos libros, “Historia con mi otro yo” y “Creaturas del Mandala”.

 
Compartí
esta nota
También te puede interesar