Policiales Bº PARQUE

Allanaron la casa de Juan José Bau por documentos del Colegio

Buscarían actas y comprobantes de depósitos, mencionados en la audiencia del viernes por la jueza Sara Harón. Esta semana preparan la ampliación de indagatoria de Luis Vaca Japaze.

-

Efectivos de la División Delitos Económicos habrían allanado la casa del ex titular del Colegio de Escribanos, Juan José Bau.

La medida se materializó por requerimiento de la fiscal Érika Leguizamón, en torno a la supuesta defraudación cercana a los $5.000.000 con una timbradora de Rentas y que operaba en dicha institución.

Pese al hermetismo judicial, se sabe que los investigadores trabajaron en calle Únzaga, Bº Parque.

La medida se basaría en la búsqueda de documentación que desde hace dos semanas no aparece en el Colegio de los notarios y es considerada vital.

Con ese objetivo, la policía habría requisado el despacho de Bau en su hogar, pero de los documentos aún nada se sabe.


Te puede interesar: "Necesitamos acercarnos a la Eucaristía para transformar nuestra Patria tan fragmentada"


Dentro de la compleja investigación, trascendió que esta semana la Fiscalía concretaría varias pericias, para lo cual ya citó a los protagonistas del proceso.

Ello, dentro de una batería de medidas que se producirán como la ampliación de testimoniales (ver subnota).

Contracara

Además de Bau, se encuentra detenido el ex administrador del Colegio, Luis Vaca Japaze, cuyo defensor, Diego Lindow, se apresta a dar luz verde para que amplíe la indagatoria.

El aspecto medular radicaría en el límite de sus facultades con el ingreso de dinero y, por ende, la del tesorero y del presidente de la citada institución.

No es todo. También Vaca Japaze aprovecharía su paso por tribunales a fin de contextualizar sus palabras en un audio dado a conocer la semana saliente.

De éste se deduce que dos hombres dialogan: serían Vaca Japaze y Bau. El primero habla sobre dinero que habría desviado y rompe en llanto.

Consultado, el defensor explicó que Vaca Japaze no confesaba delito alguno, sino que reafirmaba su versión y el llanto estaría dado porque "no quería ir preso".

También, "porque se lo presionaba a vender bienes de su madre, o bien pedir un préstamo" (según Lindow), para cubrir un agujero que asoma millonario.

 
Compartí
esta nota
Notas relacionadas
También te puede interesar