“En la universidad llega el más perseverante, el que más se sacrifica”

ING. HÉCTOR PAZ (Decano de la Fac. Cs. Exactas de la Unse)

02/07/2017 -

Por lo general, aquellos que eligen carreras de Ingeniería, Ciencias Exactas o Tecnológicas, ya han afrontado la pregunta del qué quiero ser y tienen siempre en su mente la idea de que tienen que tener competencias en el área de la Matemática o Física, porque las relacionan de manera directa con la Ingeniería. Entonces suelen tener un comportamiento o desempeño favorable dentro de estas disciplinas.

De todas maneras, creo que los procesos, que se producen en la elección de las distintas carreras, van madurando a lo largo del tiempo y muchas veces ha ocurrido que el alumno que se inscribe en un carrera luego puede cambiar a otras, sin que esto signifique una deserción. Solamente es un cambio de opción. Nosotros los vemos en el caso de las ingenierías que tienen el mismo primer año, ellos se inscriben en una carrera y luego con el correr del tiempo hemos visto que optan por cambiarse a otra ingeniería. Por ejemplo, los que estudian Electrónica pasan a Electromecánica; algo similar ha ocurrido con la Ingeniería Civil, Hidráulica o Agrimensura que tienen un perfil semejante.

La vocación, el llamado que ellos reciben para saber cuál es la carrera que van a elegir, tiene que ver también con algo más trascendental que es su vocación de vida. Este tipo de carreras tienen que ver con la vocación de servicio, la docencia, la investigación. Las carreras tecnológicas siempre tienen un componente importante de servicio, por lo tanto los chicos en su maduración van viendo el servicio a la comunidad, la responsabilidad social.

Muchas veces he participado en jornadas de difusión de carreras y las preguntas de los chicos son sobre el grado de realización en sus vidas. Muchos dicen que quieren ser docentes o ingenieros y nosotros direccionamos la oferta académica de acuerdo a sus intereses.

En este sentido, los padres tienen que preocuparse si están a mitad de quinto año y no saben qué es lo que su hijo va a seguir estudiando el año que viene, porque a veces llega el momento de inscribirse y no saben qué van a estudiar.

Es una gran preocupación y desde la Unse se realizan jornadas, las facultades lo hacemos también saliendo a las escuelas y haciendo muestras. El proceso se ve y creo que tiene que ser más incisivo, en cuanto a las instituciones debemos participar junto a las escuelas del Nivel Medio para que esto ocurra así.


Sistema universitario

A muchos estudiantes les cuesta adaptarse al sistema nuevo, siempre les decimos que aquí ya no hay tutores. Les cuesta asumir un nuevo nivel y sistema en donde ellos son los únicos responsables y pueden pasar hasta tres años para que lo entienda y recién arranquen con la carrera de manera correcta.

Es un proceso de maduración, la decisión es de ellos, tiene que ver con querer ser y qué tanto esfuerzo hacen. Por eso les decimos que el título de manera mágica no lo tendrán, sino que tienen que hacer un esfuerzo; y la organización del tiempo es fundamental y también el renunciamiento a algunas cosas para poder estudiar. Tal vez esos renunciamientos hacen fortalecer la elección y con eso pueden andar mejor en la carrera.

Uno está permanentemente eligiendo y no sabe si la elección buena o la final. Los chicos deben comprender que la decisión que van a tomar tiene que ver con las capacidades, habilidades y virtudes que tengan. Pero también es cierto que en la universidad llega el más perseverante, el que más se sacrifica; a veces no importa si tiene más o menos capacidad. Porque hemos visto mentes brillantes dejar una carrera y muchos con limitaciones grandes a los que les hemos entregado el título.


Rol de los padres

El rol de los padres es muy importante en la decisión de los hijos en la elección de la carera. es importante que acompañe, que estén atentos a cuáles son las manifestaciones que el hijo tiene y proveer de todas las herramientas necesarias para que esa decisión puedan tomarla con autonomía y con la mayor seguridad que se pueda, aunque estará la posibilidad de que esa elección no sea la correcta y pueda ir cambiando a lo largo del tiempo. En alguna medida los padres influyen sobre la decisión que los chicos toman, porque los chicos están pendientes de lo que dicen, de lo que transmiten, porque lo va guiando al hijo sin que sea la intención del padre.

Considero que no hay ninguna elección final, sino que es un proceso, a veces dura varias carreras. Siempre queda un espacio para la vocación, porque el llamado interior está en todas las partes de nuestras vidas.

 
Compartí
esta nota
Notas relacionadas
También te puede interesar