Puntos de Vista DR. MIGUEL CURIONI GINECÓLOGO - OBSTETRA

“Un 80% de embarazadas tiene enfermedades de transmisión sexual”

23/07/2017 -

Hay muchas enfermedades de transmisión sexual más comunes que el Papiloma Virus Humano (VPH), que al tener una prevalencia mayor repercuten en otro tipo de problemática, que tal vez no se vea tanto como puede ser en lo oncológico. Estas serian las bacterianas, micóticas (por hongos) o parasitarias, que son de consulta permanente. Por ejemplo, la presencia de secreciones en la mujer y en el hombre generalmente son producidas por este tipo de patologías.

En los consultorios públicos y privados, la prevalencia e incidencia es muy alta. Hay un 80% de embarazadas con enfermedades bacterianas o micóticas en el tracto digestivo por transmisión sexual.

No solamente pene vagina y todas las prácticas sexuales conocidas, que involucra ano, boca, y este contacto lleva a que cada lugar puede ser reservorio de alguna lesión por trasmisión sexual. Si son hongos se producen micosis; por virus puede ser el VPH, HIV (Sida), Hepatitis B, herpes genital; por bacterias puede ser la sífilis, vaginosis, gonocosias, clamidiasis; por parásitos puede ser tricomoniasis tanto en la mujer como en el hombre. Son las más conocidas, algunas prevalecen más que otras, aunque las vías de transmisión son las mismas.

Los factores de riesgo sin ninguna duda el alcohol y otras sustancias prohibidas, que son determinantes de un proceso de salud. Esto sucede generalmente en las previas a salir a bailar, las fiestas clandestinas, que son determinantes sociales. Y los excesos terminan en embarazos no planificados, en enfermedades de transmisión sexual, accidentes o suicidios.

Existen cifras oficiales que indican no solamente la problemática de las enfermedades de transmisión sexual, sino también del embarazo en adolescentes. El 25% de los embarazos corresponde a adolescentes, en la primera etapa entre 10 a 14 años.

En este sentido, se plantea a veces una dicotomía entre lo que se enseña en el hogar y el deber que tiene la escuela para esta problemática que tiene muchas aristas. El problema es que tal vez no se hable de estos temas, porque no exista la relación de confianza entre padres e hijos.

Hay una ley nacional de educación sexual que en las escuelas no se la implementa, siendo una deuda por parte del Estado en la capacitación, porque la mayoría de los docentes no se siente suficientemente capacitado para proveer buena información. Entonces, se produce esta dicotomía entre lo que corresponde al hogar y la parte educativa, que a medida que pasan los años y que la salud pública no se hace cargo de implementar las herramientas para las familias y el nivel educativo, la problemática se empeora cada vez más.

Hay enojo por parte de muchos padres, que se oponen a que se implemente la educación sexual, porque consideran que es un tema de familia. A mí no me cabe ninguna duda que es deber de la familia, pero el segundo apoyo es fundamental en la escuela. Porque si al chico le falta esta educación en la casa y en la escuela, la universidad de la calle se impone y ahí es donde llegamos muy tarde. Y esto está sucediendo.

Quiero citar a una médica canadiense, presidente de la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia, quien contó que para tener indicadores tan bajo en materno infantil y en juvenil, dijo: “Implementamos una educación sexual en las escuelas sumamente temprana, tenemos una dación gratuita y de excelente calidad de anticoncepción, con una buena consejería, y leyes que no restrinja el pensamiento o la capacidad de una mujer de elegir sobre su propio cuerpo”. Entonces, miremos hacia dentro qué tenemos y qué no: el 99% de la morbo mortalidad neonatal, de niños por situaciones de alcohol, suicidios, ocurre en los países en vías de desarrollo como el nuestro, versus el 1% en los países desarrollados.

La consejería no pasa sólo por los médicos, en Santiago tenemos muy buena gente formada, carreras de nivel universitario y terciario, como Educación para la Salud, Obstetricia, Enfermería, Trabajo Social, etc. No significa que la hegemonía médica tiene que ser absoluta. Es mejor buscar en la universidad real, que en la universidad de la calle, porque tiene una infinidad de carreras ligadas a la salud, como la Unse, y todos están capacitados para brindar información preventiva para estas problemáticas. Por eso los padres pueden informarse de manera segura, con datos contundentes y veraces.

El uso de preservativo es importante para prevenir estas enfermedades, pero todo lo que nazca del hogar y de la información que nos tiene que proveer el Estado mediante sus sistema sanitario tiene que incluida la educación sexual. Entonces, habría que exigir a los funcionarios que haya campañas permanentes sobre estas problemáticas.


 
Compartí
esta nota
Notas relacionadas
También te puede interesar