Puntos de Vista DRA. KARINA AFUR (Pediatra)

“Siete de cada cien niños tienen presión arterial en nuestro país”

30/07/2017 -

Las patologías que hoy vemos emergentes empiezan en la infancia y algunas intraútero. En lo que refiere a la hipertensión infantil tenemos que ver qué control o seguimiento se realizan durante el embarazo y después del nacimiento. Por ejemplo, en los niños tenemos alta población de prematuros y retardo del crecimiento intrauterino, es decir de chicos invadidos en accesos venosos con medicación que puede dañar los riñones y, que a su vez, puede provocar una hipertensión. En Pediatría la prevención, el diagnostico precoz y el seguimiento son fundamentales, si no vamos por detrás de la patología y llegamos muy tarde. Hay consensos, pero no siempre son aplicados.

En este caso el control el consenso de la presión arterial en el consultorio pediátrico no se discute: no puede faltar un tensiómetro indicado para la edad pediátrica y debe haber gente que sepa tomar la presión arterial a niños, es decir médicos o enfermeras con técnica. Hay que tener en cuenta que existe la “presión de guardapolvo blanco” porque se registra una presión alta en el consultorio, por los nervios del niño, pero después no tiene más.

CAUSAS

Las causas de la hipertensión en niños pueden ser por patologías a nivel cardiovascular, malformaciones renounilaterales, ya que el riñón es el que maneja muchas hormonas que regulan nuestra tensión arterial a expensas del manejo de potasio y magnesio. La mayoría puede tener tratamiento médico de hormonas o con medicamentos cardiovasculares, pero otras son de seguimiento. Si un niño no tiene un seguimiento, en su futuro seguirá con su patología y en algunos casos, aunque esté bien tratado se termina perjudicando igual a un riñón y ese paciente a corto o largo plazo tendrá hipertensión. Muchas veces intraútero puede venir un paciente que con poco liquido y ahí ya se tiene que sospechar, porque que tenga poco liquido significa que no está orinando. El liquido amitótico se forma porque el bebé traga y orina, entonces si hay mucho liquido quiere decir que no está tragando, algo a nivel gastrointestinal está pasando, y hay poco líquido es porque no orina. Entonces hay que prestar más atención y para saber eso se le hace un electrocardiograma fetal, que ya es un protocolo. Uno como médico tiene que interrogar a la mamá cuando llega un bebé al consultorio, preguntar cómo ha sido el embarazo y cómo es la alimentación de la madre. El examen físico es fundamental, también el seguimiento de los niños en los primeros meses de la vida y en los niños más grandes a partir de los tres años se puede hacer una buena toma de presión. El pediatra no ve sólo al niño, sino a la familia. Porque si viene la criatura con padres obesos o interrogo antecedente de muerte súbita en la familia o de hipertensos, o si el abuelo diabético, por ejemplo, tengo que prestar atención. El niño no puede tener nada, pero puede tenerlo por el mal hábito, porque le dan mala calidad de vida y por el sedentarismo.

HÁBITOS SALUDABLES

Muchas veces tenemos que enseñarles a los papás a cocinar en el consultorio, a no utilizar conservantes ni el salero en la mesa, por ejemplo. Se cree que el niño tiene que comer y comer, para que sea un gordito divino y necesariamente tiene que ser así. El niño sabe hasta dónde comer. A los tres meses tiene que sostener la cabeza, a los seis meses sentarse y si vamos por los ocho meses y no se sienta puede ser que esté con sobrepeso. Y quizás se diagnostica retardo motor, estimulación temprana y no vemos estas cosas lógicas. No solamente es importante el diagnostico de presión arterial que tiene su método especial en niños, sino también debemos prevenir a que lleguen a eso. Sabemos que nuestra población pediátrica ha crecido muchísimo, porque de cada 100 niños 7 tienen presión arterial en nuestro país. En la edad escolar se le hace la toma de presión arterial.

Es difícil tenerlos tranquilos para hacer la toma de presión, pero estamos obligados a hacerlo para la ficha para el ingreso escolar y certificado de aptitud física y para presentarla al club donde hará un deporte. En cambio, al adolescente hay que hacerle sí o sí, porque muchas veces en esta etapa se despiertan la diabetes, las patologías endocrinológicas, entre otras. En el caso que uno detecta la presión arterial elevada, se debe involucrar a la familia en la toma de presión. La familia debe hacerse cargo en su crecimiento y desarrollo normal, en su crianza, debe acompañarlo hasta que el niño empiece a hacerse cargo de sí mismo. 

 
Compartí
esta nota
Notas relacionadas
También te puede interesar