Puntos de Vista DR. HÉCTOR TRUNGELLITI (Cardiólogo y deportólogo infantil)

“Un niño que tiene hipertensión va a cambiar sus hábitos y toda su familia tiene que modificarlos”

30/07/2017 -

El diagnóstico de hipertensión arterial en los chicos no se basa en una única toma de la presión arterial que dé un valor por el encima del normal, sino que se basa en una técnica específica que consiste en que la misma persona con el mismo aparato y el mismo lugar le tome la presión al niño en tres oportunidades diferentes y en horarios del día diferentes. Esto es porque la presión arterial en los niños y adolescentes es muy variable y depende de muchos factores externos, que no tienen que ver solamente con la enfermedad que produce el aumento de la presión arterial, sino también las emociones, la fiebre, el entorno.

Los valores anormales para los chicos no son los mismos que para los grandes. La presión arterial en los chicos depende de la edad, talla del niño y sexo, las tablas que se usan son basadas en estas variables. Hay diferencias que no existen en el adulto, que es un organismo definido que no cambia más, y hasta la adolescencia hay muchos cambios que hacen que la presión arterial no se basa en una única toma. Por eso cuando ven a un adolescente o niño y le dicen que tiene alta la presión arterial se tiene que averiguar quién le hizo la toma, para saber si se ha hecho con la técnica adecuada. Cuando uno le pone el sello de hipertenso a un niño está haciendo algo muy importante, porque de ahí en más va a depender su futuro. Un niño que tiene una hipertensión diagnosticada va a cambiar hábitos y toda su familia tiene que modificarlos.

¿SE CURA?

La curación depende de las causas, que son distintas en los niños que en los adultos. A su vez son diferentes en el recién nacido, en el niño y en el adolescente, porque las enfermedades que pueden producirlas son diferentes. En el recién nacido las más causas orgánicas más frecuentes son enfermedades renales y algunas patologías congénitas. Si uno hace un diagnóstico etiológico y si esa causa tiene solución, la presión arterial puede normalizarse. Las causas renales muchas tienen solución, pero hay otras enfermedades que son graves, como malformaciones de la arteria o venas renales que son complicadas y por las cuales los niños siempre tienen que ser controlados, porque siempre existe la posibilidad de que vuelva a aparecer la hipertensión arterial, entre otras patologías.

SIGNOS DE ALERTA

El diagnostico es difícil, porque no se está habituado a registrar la presión arterial en el examen clínico habitual del pediatra. Hay que hacerlo una sola vez en la primera consulta. Si no se hace el hábito es poco probable que uno sepa que el niño es hipertenso, porque cuando aparece algún síntoma de hipertensión arterial ya puede ser tarde.Las manifestaciones de la hipertensión arterial puede ser desde un dolor de cabeza hasta un accidente cerebro vascular (ACV). Por eso hay que anticiparse y controlarla frecuentemente. La presión también puede evolucionar por picos. No significa que la presión esté alta todo el día, sino que hay momentos del día en los que niños dice que le duele a cabeza y puede ser que haya un pico. Cuando hay un diagnóstico dudoso y el médico ve que hay valores altos, debe llamarlo al día siguiente al consultorio para tomarle la presión y hacer lo mismo en un tercer día para promediar los tres registros y luego decir si tiene o no. Puede ser que el diagnóstico no sea claro, por lo que hay otros recursos como el monitoreo ambulatorio de la presión arterial, que es un aparato que se le coloca al niño. Se programa tomas de presión arterial en intervalos y se lo deja 24 horas, se retira la tarjeta de memoria y se ve la curva de la presión arterial durante el día. Si hubo un momento donde hubo picos eso confirmaría el diagnóstico. No es un estudio que esté indicado en todos los chicos, sino que se usa como herramienta cuando el diagnóstico no es claro.

ACTIVIDAD FÍSICA

Si los dos padres son hipertensos la probabilidad de que el niño sea hipertenso es mucho mayor que si uno solo de los padres es hipertenso. En este caso lo que más funciona es la prevención y el cambio de hábitos y que el niño tenga actividad física. Es como tener un gen que está dormido y si se le suma un factor ambiental se va a despertar. La actividad física en chicos con hipertensión arterial no es que esté algo contraindicado, no hay que prohibirle al niño hacer actividad física, sino que tiene que formar parte del tratamiento porque hay que modificar hábitos. Lo primero que hay que hacer después del diagnóstico es hacer el tratamiento adecuado que no es igual que en adulto para normalizar la presión. Cuando ya está normalizada se le indica la actividad física adecuada para el niño, no es que se le debe decir que haga lo que quiera. Hay que tratar de hacer una prescripción adecuada de la actividad física porque hay ciertas cosas que los hipertensos deben evitar hacerlas, por ejemplo los ejercicios de sobrecarga en los gimnasios con cargas elevadas porque aumenta la presión. Si puede ir al gimnasio, pero el instructor debe saber que no debe excederse de una intensidad de la carga. 

 
Compartí
esta nota
Notas relacionadas
También te puede interesar