Puntos de Vista JAVIER ALEXANDRO - (Presidente de Adecse)

“Hay que tratar de exigir a los comerciantes barriales una mejora de precios”

03/09/2017 -

Considero que el principal desafío que tiene hoy el jefe o jefa de familia es administrar el ingreso que está recibiendo, tratar de llegar a fin de mes.

Hace poco mantuvimos una reunión con el ministro de Agroindustrias y autoridades del Mercado Central, en la que habló de un plan de mayor consumo de frutas y verduras. Según las estadísticas, la media del consumo va por debajo de los 100 gramos per cápita por día, por persona, cuando tiene que llegar o superar los 400 para cumplir con la requisitoria básica nutricional.

Esto quiere decir que falta educación nutricional. Nosotros desde Adecse vemos que hay altos índices de desnutrición tanto a nivel NOA como provincial, y mucho le adjudicamos a la falta de educación. Para ello tiene que haber capacitación; hay organismos, planes y campañas que se dedican a esto, pero lo que pasa es que no se replican en el interior de la provincia.

Los programas nacionales como “El Mercado en tu barrio” o los de fomento de consumo de verduras se podrían implementar, sobre todo porque sostienen que un mix de frutas y verduras puede suplir las necesidades nutricionales. Para ello el Dr. Alberto Cormillot hablaba que los 400 gramos de consumo de frutas y verduras por día cuestan $50 aproximadamente.

Es cierto que hay una gran diversidad de precios que también impacta en el bolsillo. Es muy difícil que la ama de casa llegue a fin de mes y que cumpla con la requisitoria nutricional más aún con el déficit educativo que hay.


Tendencia

Hoy las familias de los barrios de la ciudad tienden a agruparse y a realizar las compras a través del Mercado Concentrador Frutihortícola de Santiago del Estero. Por ejemplo, cinco vecinos que se junten para comprar un determinado producto se van a sorprender gratamente con los precios que va a encontrar por mayor.

Afortunadamente, tenemos un mercado en el que se cumple con las normas de higiene y los estándares de calidad, está limpio y ordenado y la gente puede ir a buscar lo que necesite con precios mayoristas.


Sobreprecio

Tenemos que tener en cuenta, además, que hoy por hoy los supermercados, grandes superficies, son los formadores de precios de la fruta y la verdura en la provincia, cuando no debería ser así. Si las grandes superficies marcan una tendencia, supongamos a 50 pesos el kilo de la papa, el verdulero por más que la compre a 15 pesos mayorista lo va a vender a $25, porque va a buscar una media: que sea más bajo que los supermercados, pero no tan bajo para reducir su ganancia.

Diariamente, esta Asociación de Defensa del Consumidor de Santiago (Adecse) recibe denuncias por el sobreprecio, ya sea personalmente, por mail, en la web o por teléfono, sobre todo de las grandes superficies, por la mala calidad.

La gente aprovecha realizar una compra con tarjetas de créditos locales, que son las que tienen una financiación sin interés, y compra fruta y verduras en el supermercado. Después se da cuenta que está un 50 % más cara de lo que costaba en el barrio. Amén de eso, si se junta con cuatro vecinos la puede conseguir hasta un 80 % más barato de lo que ha conocido en su totalidad.

Por ejemplo, en el centro tenemos una gaseosa de primera marca que en la esquina cuesta 47 pesos, a mitad de cuadra 45 y en un supermercado la conseguimos por $22.50. Entonces lo que hay que hacer es buscar el mejor precio y para eso hay que caminar.

Es una realidad que hubo incremento en algunos servicios públicos que impactan en la economía familiar, pero lo que más impacta son los comodities en general, como indumentaria y calzado.

Es poco sentido común adquirir un par de zapatillas de reconocida marca de 4000 pesos cuando hay salarios que no superan los 9000 pesos en la provincia.

Lamentablemente el incremento se ha dado en todos los rubros, desde la matrícula escolar de colegios privados, a lo que es indumentaria y calzado. Desde el Gobierno nacional se ha criticado las políticas del anterior, como el plan Ahora 12, pero es una irrealidad hablar de ese plan, porque no existe.

Esto ha entorpecido un poco el mercado interno, porque cuando uno va al supermercado ya no se puede financiar. El Ahora 3 y Ahora 6 rigen únicamente para indumentaria y marroquinería de industria nacional, el resto de los productos, como calzado deportivo de primera marca, que viene de afuera, no entra en esos planes.

Creo que sí hubo un fuerte cambio de hábitos del consumidor en estos últimos tres años porque hubo un gran incremento en los alimentos. El santiagueño antes no rescindía calidad ni marca, hoy la situación económica hace que busquen segundas o terceras marcas.

La situación económica no es la óptima, cuando se golpea lo que es alimentación y los comodities básicos lamentablemente se reduce aquello que menor incidencia tiene. La comida y la salud, no. La sugerencia que se puede hacer es tratar de buscar, porque hay una gran variedad y disparidad de precios. Hay que tratar de exigir a los comerciantes barriales una mejora de precios, negociar los valores establecidos. También tratar de administrar mejor y optimizar la educación alimentaria.

 
Compartí
esta nota

También te puede interesar