“Se recomienda hacer actividad física de 40 a 60 minutos, tres veces por semana”

LIC. MARIO DÍAZ - (Deportista – Preparador físico)

24/09/2017 -

Hoy lo que se intenta es hacer un abordaje interdisciplinario, porque hay un problema mundial que es la hipocinesia, que es la falta de movimiento. Está relacionado con el desarrollo del mundo, las construcciones verticales, la falta de espacios verdes para la recreación para la distribución y el reconocimiento de ocio. Todo ello ha hecho que no sólo intentemos buscar una cultura social del movimiento para fines estéticos sino también “saludables”.

También el boom de los medios de comunicación ha bajado un poco la forma y el impacto que está generando hoy el modelo a seguir por un cuerpo, como de una mujer tipo Barbie, cuyas medidas son antropométricamente difíciles de generar. Se han dado cuenta que esto producía grandes problemas sociales, como también el fisicoculturismo en los hombres, como la imagen de Arnold Schwarzenegger, que creíamos que era un cuerpo saludable.

La verdad es que la Organización Mundial de la Salud nos dice que es un estado íntegro de bienestar psicofísico, social y emocional de la persona para considerarse salud. Con respecto de la actividad física y su colaboración tiene que ver con qué tipo de ejercicio realizar y en qué momento hacerlo.

Hoy las enfermedades crónicas no transmisibles son una epidemia, como el sobrepeso. Cobran importancia, entonces, los programas de desarrollo en el sistema educativo, como incorporar más clases de educación física, instruir de alguna manera a los nuevos profesionales en ese espacio porque ya no es la educación física tradicional.

Hace 40 años se veían personas mayores de 45 años con diabetes, hoy se ve en niños pre escolares, en lo que tiene que ver las conductas alimenticias y la falta de motricidad.

Hay que ser conscientes para qué se hará actividad física y por qué se lo hará. Primero, hay un estatus fisiológico que tiene que ver con el perfil de cada persona, porque cada una es diferente. La actividad física en todas sus manifestaciones la puede realizar para una competencia de fin semana, para mantenerse bien, o para bajar algunos índices metabólicos. Es decir, que el único objetivo no siempre es la parte estética.

Por este lado, juega un papel muy fuerte la educación. Los que nos dedicamos a la promoción de la actividad física, tanto de la parte pública como privada, tratamos de trabajar en forma integral, porque la problemática es muy amplia y cada vez más precoz.


Cómo empezar

Lo que hay que tener en cuenta es cuál será el objetivo de la práctica deportiva y el estado de salud. Luego hay que establecer pautas de raciocinio en lo que tiene que ver el lugar donde hará la práctica deportiva.

Si bien la tecnología ha avanzado a pasos agigantados para mejorar algunos tipos de necesidades del ser humano, como descargar de internet rutinas estandarizas, pero lo que hay que buscar es asesorarse profesionalmente. Esto tiene que ser individual; además es importante el trato y la personalización en todas las áreas, para saber qué tipo de ejercicio tiene que hacer de acuerdo con su edad, hasta dónde se puede esforzar.

Hay que hacer actividad física de forma progresiva y sistemática en el tiempo, no quedarse en el verano. Sí se podrá bajar de peso rápidamente deshidratándose, a expensas de agua, o consumiendo lipotrópicos que en tiempo harán un efecto rebote o suprimiendo comidas. Esto no es recomendable.

El Colegio Americano de Medicina del Deporte recomienda hacer actividades que tengan que ver con un 70 % de su capacidad máxima de 40 a 60 minutos, tres veces a la semana.

Hoy nosotros tenemos personas que empiezan con el objetivo de bajar de peso y después empiezan a prepararse para correr, por ejemplo. Ahora en Santiago están de moda los equipos de running (atletas), triatlón o endurance (resistencia) y se preparan para las pruebas. Prepararse para las carreras, como el maratón de EL LIBERAL, los mantiene motivados, porque se preparan para competir con sus vecinos o amigos.


Actividad física en la niñez

Es importante la escuela, porque hay un espacio que está relacionado con la motricidad, que son las clases de educación física. En el hogar es muy difícil pregonar con el ejemplo, sobre todo por los contratiempos que hay.

Hay que tratar de poner un espacio en la casa y en la sociedad para que podamos desarrollar la actividad física. Los chicos tienen que elegir un deporte que les guste, en el que sean responsables, y que ante una situación de competencia debemos hacerles entender que lo importante es compartir, más allá de ganar o perder.

Tenemos que hacer un esfuerzo para que los niños y jóvenes realicen deporte o que asistan a un gimnasio. Hace 15 años un niño no se llegaba a un gimnasio y hoy cada vez más lo vemos. Esto tiene que ver con el desarrollo científico, porque hemos empezado a entender la importancia de los gimnasios o espacios en donde la práctica deportiva polifuncional produce no sólo el desarrollo de la psicomotricidad, sino también en la neurociencia. Hay estudios que explican cómo induce el ejercicio físico a la mejora de la captación de la memoria en el aprendizaje. Es decir que esos chicos que realizan actividad física tienen mejores rendimientos en el aspecto cognitivo – teórico.

 
Compartí
esta nota
Notas relacionadas

También te puede interesar