Europa, entre la unión o la disgregación

POR PEDRO JOSÉ BASBÚS. Magistrado, Profesor Asociado Cátedra de Derecho Internacional Público, UCSE.

06/10/2017 -

E l reciente referéndum malogrado en Cataluña puso de relieve una problemática que preocupa a los líderes de la Unión Europea: el entorpecimiento en la integración de  Europa luego de la Segunda Guerra Mundial.
Orígenes
Recuerde el lector que la Unión Europea constituye hoy una égida supranacional  o comunidad política de derecho, nacida con la intención de favorecer la integración y la gobernabilidad en una zona castigada y acuciada por la (entonces) reciente finalización de la segunda contienda bélica más importante de la humanidad.-
Dos países otrora enfrentados (vgr. Alemania y Francia) entendieron que debían superar los antagonismos nacionalistas y unirse frente a un mundo que necesitaba materias primas, el desarrollo de la energía y recursos no renovables.-
El carbón y el acero, commodities existentes en ambos estados, en especial en las zonas del Ruhr y El Sarre y el acuerdo político inter-estados fueron los disparadores para que se acepte la propuesta del canciller francés Robert Schuman y que derivaría en la creación de la CECA (Comunidad Europea del Carbón y del Acero) que fue la primera institución europea creada conjuntamente para regular la explotación del acero y del carbón en toda Europa.-
Con posterioridad y ante el avance nuclear y atómico, en plena Guerra Fría, nace la Comunidad Europea de Energía Atómica (Euratom) y la Comunidad Económica Europea (CEE) creadas a raíz del Tratado de Roma en marzo del año 1957. Estos tres organismos dieron origen a las Comunidades Europeas, entidad que luego, en el año 2009 y con la firma del Tratado de Lisboa, es sucedida por la Unión Europea que asume la personalidad jurídica de aquellas y es considerada sujeto pleno de derecho internacional.-
La Unión Europea desarrolló un sistema jurídico y político, el comunitario europeo, único en el mundo, que se rige por mecanismos y procedimientos de funcionamiento interno, que se han extendido y evolucionado a lo largo de su historia hasta conformar, en la actualidad, un sistema híbrido de gobierno transnacional, que combina elementos próximos a la cooperación multilateral, si bien fuertemente estructurada e institucionalizada, con otros de vocación netamente supranacional, regidos ambos por una dinámica de integración regional muy acentuada.-
Ahora bien, los recientes acontecimientos separatistas acaecidos en el Viejo Continente encendieron, en mi estima, la alarma en el seno de la Unión Europea, comenzando desde la crisis económica griega, en el denominado Brexit británico, en el avance de la ultra derecha en Alemania, Francia y Austria y, de manera reciente, en el referéndum de Cataluña.-
Quizá el lector se interrogue acerca de los motivos por los cuales asocio el referéndum con la eventual disgregación de Europa. Es que, más allá de los argumentos que a favor se exponen, una eventual independencia de la región implicaría una crisis de aquellos objetivos propuestos en el Tratado de Roma del año 1957 (y Lisboa de 2009) y ahondar aún más la inestabilidad del proceso de integración.-
Forzoso es decir que los anhelos de independencia de Cataluña son de antigua data.
Así la comunidad autónoma nororiental, una de las más ricas y pobladas de España es, junto al país Vasco, Galicia y Andalucía, una de aquellas regiones que iniciaron un proceso para contar con una norma que la regule antes de la dictadura de Francisco Franco.-
El alto nivel de autonomía de Cataluña fue reconocido en la Constitución española del año 1978, que la dotó, vgr. de policía propia, habilitó nuevamente a su lengua (prohibida por el franquismo) que fue reconocida como lengua oficial al igual que el español.-
Forzoso es decir que, aunque integrada en España desde el siglo XVI, la región (cuyo PBI per cápita supera al español) cultivó siempre sentimientos nacionalistas, alimentados por su identidad lingüística e histórica y, en especial, porque consideran inequitativo soportar el déficit español sobre sus espaldas.-
La convocatoria de un referéndum de autodeterminación en Cataluña se remonta al año 2014, con la Consulta acerca del Futuro político de Cataluña, consulta popular no vinculante, suspendida por el Tribunal Constitucional. 
No obstante, se celebró un proceso participativo lo que supuso la condena por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña por delitos de prevaricación y desobediencia de quien entonces ejercía la presidencia de la Generalidad de Cataluña, Artur Mas. Asimismo, el Tribunal de Cuentas les condenó a pagar los gastos que el erario público había asumido por la consulta, que ascendieron a 5,1 millones de euros.-
A partir de marzo de 2017, la Generalidad de Cataluña, con nuevas autoridades,  anunció la intención de solicitar materiales como urnas y sobres para unas elecciones regionales. Algunos sostuvieron que estos preparativos eran en realidad un intento de organizar secretamente un referéndum, dando lugar a una investigación de la Fiscalía General.-
Finalmente, el 9 de junio de 2017 el presidente de la Generalidad, Carles Puigdemont, anunció que el referéndum, esta vez vinculante, se celebraría el 1 de octubre de 2017 y que la pregunta de la consulta rondaba acerca de si Cataluña quería (o no) ser un estado independiente en forma de república.-
Por su parte, el Rey de España, Felipe VI en un encendido discurso condenó el intento separatista de la región de Cataluña anticipando asimismo la posible aplicación del artículo 155 de la Constitución española que permite al Gobierno, en el supuesto de que una Comunidad Autónoma actuare de forma tal que atente gravemente al interés general de España, previo requerimiento al Presidente de Comunidad Autónoma y para el caso de que no fuera aquel atendido, restablecer el orden subvertido (léase la intervención federal prevista en el artículo 5 de la CN).-
Dicho artículo contiene una medida llamada coacción federal que, en principio, no necesita desarrollo legislativo, y que se podría aplicar relativamente rápido, pero que sería impropia para el actual estado de situación (a fuerza de encender aún más los ánimos).-
El actual gobierno de España, liderado por Mariano Rajoy constituye una coalición entre el Partido gobernante (conservador) y su homónimo liberal, alianza que no dispone de una mayoría agravada en el legislativo y, por lo tanto, debe salir en busca de nuevos acuerdos con el resto del ala política española. Por caso el PSOE ha intentado buscar el diálogo con la generalidad catalana, lo que ha sido descartado por el gobierno.-
¿Qué  puede suceder?
Debemos decir que una eventual independencia de la región implicaría, tal cual Brexit, que Cataluña no forme parte de la Unión Europea pues, para que un nuevo estado sea aceptado, debe contarse con una mayoría (vgr. unanimidad) prevista en el Tratado de Lisboa (artículo 49) que, en la actualidad, sería imposible. 
Tanto el presidente del Parlamento Europeo como la Comisión Europea se han posicionado en contra del referéndum, sosteniendo que “cualquier acción contra la Constitución de un Estado miembro es una acción contra la Unión Europea”. Asimismo, advierte que ello supondría que Cataluña saldría fuera de la Unión Europea.-
Ban Ki-Moon, secretario general de Naciones Unidas, rechazó en 2015 que Cataluña pudiera reivindicar el derecho de autodeterminación de los pueblos pues este es de aplicación a territorios coloniales u ocupados, lo cual no concurre en el presente caso. 
Asimismo, dos años después, no ha reconocido los órganos electorales propuestos para la celebración del referéndum, sin embargo no ingresó en la consideración misma del referéndum por considerarlo una cuestión interna del Estado español, mas señalando que, para la hipótesis de llevarse a cabo, el mismo no gozaría de reconocimiento internacional.
Heather Nauert, Portavoz del Depto. De Estado de los EE.UU., se refirió al referéndum como un “asunto interno”,  empero el Presidente Donald Trump anunció su beneplácito a una España unificada.-
Todas estas opiniones nos conducen a entender que la trama de la intención catalana es compleja y que el gobierno español no se ha movido con demasiado tino especialmente en lo que a represión se refiere.-
Pudo haber negociado (el Presidente español) una reforma constitucional para permitir que los catalanes (en similitud con la región Vasca) obtengan mayor autonomía económica y, eventualmente decidieran su futuro, incluyendo cláusulas de mayoría cuando la opción por la autonomía no se presentaba con sentido mayoritario.-
Actualmente los hechos han sido lanzados con una velocidad que sorprende pues bien podría, aunque de manera unilateral, la Generalidad declarar la independencia de la Región lo que influiría en el resto de Europa que hoy mantiene reclamos en Bélgica (Flandes) Italia (Venetto) Gran Bretaña (Escocia y norirlandeses) sin mencionar las tensiones en el Este y otras partes del mundo, circunstancias que conspiran en contra de la integración europea declarada allá entonces en el Tratado de Roma.  l

E l reciente referéndum malogrado en Cataluña puso de relieve una problemática que preocupa a los líderes de la Unión Europea: el entorpecimiento en la integración de  Europa luego de la Segunda Guerra Mundial.

Orígenes

Recuerde el lector que la Unión Europea constituye hoy una égida supranacional  o comunidad política de derecho, nacida con la intención de favorecer la integración y la gobernabilidad en una zona castigada y acuciada por la (entonces) reciente finalización de la segunda contienda bélica más importante de la humanidad.

-Dos países otrora enfrentados (vgr. Alemania y Francia) entendieron que debían superar los antagonismos nacionalistas y unirse frente a un mundo que necesitaba materias primas, el desarrollo de la energía y recursos no renovables.

-El carbón y el acero, commodities existentes en ambos estados, en especial en las zonas del Ruhr y El Sarre y el acuerdo político inter-estados fueron los disparadores para que se acepte la propuesta del canciller francés Robert Schuman y que derivaría en la creación de la CECA (Comunidad Europea del Carbón y del Acero) que fue la primera institución europea creada conjuntamente para regular la explotación del acero y del carbón en toda Europa.

-Con posterioridad y ante el avance nuclear y atómico, en plena Guerra Fría, nace la Comunidad Europea de Energía Atómica (Euratom) y la Comunidad Económica Europea (CEE) creadas a raíz del Tratado de Roma en marzo del año 1957. Estos tres organismos dieron origen a las Comunidades Europeas, entidad que luego, en el año 2009 y con la firma del Tratado de Lisboa, es sucedida por la Unión Europea que asume la personalidad jurídica de aquellas y es considerada sujeto pleno de derecho internacional.

-La Unión Europea desarrolló un sistema jurídico y político, el comunitario europeo, único en el mundo, que se rige por mecanismos y procedimientos de funcionamiento interno, que se han extendido y evolucionado a lo largo de su historia hasta conformar, en la actualidad, un sistema híbrido de gobierno transnacional, que combina elementos próximos a la cooperación multilateral, si bien fuertemente estructurada e institucionalizada, con otros de vocación netamente supranacional, regidos ambos por una dinámica de integración regional muy acentuada.

-Ahora bien, los recientes acontecimientos separatistas acaecidos en el Viejo Continente encendieron, en mi estima, la alarma en el seno de la Unión Europea, comenzando desde la crisis económica griega, en el denominado Brexit británico, en el avance de la ultra derecha en Alemania, Francia y Austria y, de manera reciente, en el referéndum de Cataluña.

-Quizá el lector se interrogue acerca de los motivos por los cuales asocio el referéndum con la eventual disgregación de Europa. Es que, más allá de los argumentos que a favor se exponen, una eventual independencia de la región implicaría una crisis de aquellos objetivos propuestos en el Tratado de Roma del año 1957 (y Lisboa de 2009) y ahondar aún más la inestabilidad del proceso de integración.

-Forzoso es decir que los anhelos de independencia de Cataluña son de antigua data.Así la comunidad autónoma nororiental, una de las más ricas y pobladas de España es, junto al país Vasco, Galicia y Andalucía, una de aquellas regiones que iniciaron un proceso para contar con una norma que la regule antes de la dictadura de Francisco Franco.

-El alto nivel de autonomía de Cataluña fue reconocido en la Constitución española del año 1978, que la dotó, vgr. de policía propia, habilitó nuevamente a su lengua (prohibida por el franquismo) que fue reconocida como lengua oficial al igual que el español.

-Forzoso es decir que, aunque integrada en España desde el siglo XVI, la región (cuyo PBI per cápita supera al español) cultivó siempre sentimientos nacionalistas, alimentados por su identidad lingüística e histórica y, en especial, porque consideran inequitativo soportar el déficit español sobre sus espaldas.

-La convocatoria de un referéndum de autodeterminación en Cataluña se remonta al año 2014, con la Consulta acerca del Futuro político de Cataluña, consulta popular no vinculante, suspendida por el Tribunal Constitucional. No obstante, se celebró un proceso participativo lo que supuso la condena por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña por delitos de prevaricación y desobediencia de quien entonces ejercía la presidencia de la Generalidad de Cataluña, Artur Mas. Asimismo, el Tribunal de Cuentas les condenó a pagar los gastos que el erario público había asumido por la consulta, que ascendieron a 5,1 millones de euros.

-A partir de marzo de 2017, la Generalidad de Cataluña, con nuevas autoridades,  anunció la intención de solicitar materiales como urnas y sobres para unas elecciones regionales. Algunos sostuvieron que estos preparativos eran en realidad un intento de organizar secretamente un referéndum, dando lugar a una investigación de la Fiscalía General.

-Finalmente, el 9 de junio de 2017 el presidente de la Generalidad, Carles Puigdemont, anunció que el referéndum, esta vez vinculante, se celebraría el 1 de octubre de 2017 y que la pregunta de la consulta rondaba acerca de si Cataluña quería (o no) ser un estado independiente en forma de república.

-Por su parte, el Rey de España, Felipe VI en un encendido discurso condenó el intento separatista de la región de Cataluña anticipando asimismo la posible aplicación del artículo 155 de la Constitución española que permite al Gobierno, en el supuesto de que una Comunidad Autónoma actuare de forma tal que atente gravemente al interés general de España, previo requerimiento al Presidente de Comunidad Autónoma y para el caso de que no fuera aquel atendido, restablecer el orden subvertido (léase la intervención federal prevista en el artículo 5 de la CN).

-Dicho artículo contiene una medida llamada coacción federal que, en principio, no necesita desarrollo legislativo, y que se podría aplicar relativamente rápido, pero que sería impropia para el actual estado de situación (a fuerza de encender aún más los ánimos).

-El actual gobierno de España, liderado por Mariano Rajoy constituye una coalición entre el Partido gobernante (conservador) y su homónimo liberal, alianza que no dispone de una mayoría agravada en el legislativo y, por lo tanto, debe salir en busca de nuevos acuerdos con el resto del ala política española. Por caso el PSOE ha intentado buscar el diálogo con la generalidad catalana, lo que ha sido descartado por el gobierno.

-¿Qué  puede suceder?Debemos decir que una eventual independencia de la región implicaría, tal cual Brexit, que Cataluña no forme parte de la Unión Europea pues, para que un nuevo estado sea aceptado, debe contarse con una mayoría (vgr. unanimidad) prevista en el Tratado de Lisboa (artículo 49) que, en la actualidad, sería imposible. Tanto el presidente del Parlamento Europeo como la Comisión Europea se han posicionado en contra del referéndum, sosteniendo que “cualquier acción contra la Constitución de un Estado miembro es una acción contra la Unión Europea”.

Asimismo, advierte que ello supondría que Cataluña saldría fuera de la Unión Europea.

-Ban Ki-Moon, secretario general de Naciones Unidas, rechazó en 2015 que Cataluña pudiera reivindicar el derecho de autodeterminación de los pueblos pues este es de aplicación a territorios coloniales u ocupados, lo cual no concurre en el presente caso. Asimismo, dos años después, no ha reconocido los órganos electorales propuestos para la celebración del referéndum, sin embargo no ingresó en la consideración misma del referéndum por considerarlo una cuestión interna del Estado español, mas señalando que, para la hipótesis de llevarse a cabo, el mismo no gozaría de reconocimiento internacional.

Heather Nauert, Portavoz del Depto. De Estado de los EE.UU., se refirió al referéndum como un “asunto interno”, empero el Presidente Donald Trump anunció su beneplácito a una España unificada.

-Todas estas opiniones nos conducen a entender que la trama de la intención catalana es compleja y que el gobierno español no se ha movido con demasiado tino especialmente en lo que a represión se refiere.-Pudo haber negociado (el Presidente español) una reforma constitucional para permitir que los catalanes (en similitud con la región Vasca) obtengan mayor autonomía económica y, eventualmente decidieran su futuro, incluyendo cláusulas de mayoría cuando la opción por la autonomía no se presentaba con sentido mayoritario.

-Actualmente los hechos han sido lanzados con una velocidad que sorprende pues bien podría, aunque de manera unilateral, la Generalidad declarar la independencia de la Región lo que influiría en el resto de Europa que hoy mantiene reclamos en Bélgica (Flandes) Italia (Venetto) Gran Bretaña (Escocia y norirlandeses) sin mencionar las tensiones en el Este y otras partes del mundo, circunstancias que conspiran en contra de la integración europea declarada allá entonces en el Tratado de Roma.  

 
Compartí
esta nota

También te puede interesar