Economía EFECTO

Monotributistas que no declararon domicilio fiscal electrónico no podrán operar con sus clientes

La medida oficial prevé que el contribuyente no será visible fiscalmente para las empresas con las que opera. Tributarista explica efectos de la falta de declaración.

12/10/2017 -

Los monotributistas santiagueños que no cumplieron con la formalidad de declarar el domicilio fiscal electrónico ante la Afip, se encuentran en riesgo de ser suspendidos, pero además ello traerá aparejado que sus clientes no podrán pagarle sus facturas, y, en caso de poder hacerlo al amparo de una resolución especial, el pago se concretará con una sobretasa del IVA, además de otros inconvenientes.

El tributarista Marcelo Rodríguez explicó a EL LIBERAL cuáles son los inconvenientes que tendrán que sortear quienes no hicieron la comunicación del domicilio fiscal electrónico (DFE) a la Afip en el plazo estipulado por el organismo que finalizó en septiembre. En lo que queda de este mes, conforme los sistemas de la Afip vayan detectando a quienes no declararon el DFE comenzarán a surgir esos inconvenietes para los monotributistas.

‘Por una resolución, la Afip obligaba a todos los monotributistas del régimen a sacar su domicilio fiscal electrónico donde el fisco va a notificarlos de cuestiones relevantes de su desempeño y esto venció el 30 de septiembre porque los que no fijaron el domicilio fiscal electrónico lo que puede ocasionar es que el fisco suspenda momentáneamente la visualizacion de su constancia de inscripción’, señaló Rodríguez.

Puntualizó que ‘lo que esto trae aparejado es que cuando en algún cliente le vaya a pagar al monotributista y pretenda encontrar su constancia de inscripción, no la va a encontrar. Así, el monotributista se convertirá en un OTNI, (Objeto Tributario No Identificado), va desaparecer y no va a poder recibir el pago y tampoco contratar con una empresa’.

Sujeto no identificado

El OTNI que señala Rodríguez tiene contemplado un tratamiento impositivo. Pero más caro para operar. ‘Hay una resolución de 1998 que está vigente: La 212. Contempla el tratamiento que se le dispensa al OTNI cuando no se identifica y una de las penalidades que tiene es que su proveedor cuando le va a facturar, aparte de cobrarle el IVA le va a cobrar una sobretasa del 50% del IVA, el 21% del IVA de la factura más un 10,5% más el concepto de una percepción por no estar identificado’, indicó. Agregó que ‘también otra norma (3990) prevé que ante la falta de domicilio electrónico, también se suspende la constancia de inscripción, en caso que le corresponda, facturar en forma electrónica y, también, cuando el contribuyente no haya realizado la recategorización obligatoria de septiembre’.

 
Compartí
esta nota
También te puede interesar