VIDEO | El sol y los riesgos para nuestra piel

Profesionales advierten, sobre la importancia de los cuidados y la protección de la piel en todo el año, principalmente en el verano. Además hablaron de los peligros que representa la exposición a las camas solares, tan de moda en este tiempo.

05/11/2017 -

Llegó el momento del año en que el astro rey pega con más fuerza sobre la tierra y los santiagueños sabemos muy bien sus efectos. Precisamente son los meses en que una gran mayoría desea mejorar su imagen y, muchos quieren cambiar el color de su piel luciendo un bronceado perfecto.

Sin embargo, no pocos desconocen o no toman conciencia, de los riesgos que conlleva la exposición al sol si no se toman los debidos recaudos. Quemaduras, envejecimiento, manchas y hasta en el peor de los casos el cáncer de piel pueden convertir nuestros deseos de vernos bien durante el verano, en un tremendo dolor de cabeza.

Precisamente para dilucidar algunos de estos puntos y tratar de generar conciencia, PDV convocó en esta oportunidad a dos especialistas para analizar el tema, las doctoras Susana Mercado de Scaglione y Cristina Antonini de Dalale dejaron en claro que los cuidados por el sol deben ser constantes, y no sólo deben adoptarlos quienes tienden a broncearse, sino también quienes durante el día caminan por la calle en sus actividades cotidianas.

“En Santiago, el sol puede generarnos problemas en la piel durante todo el año, no sólo en el verano, por lo tanto siempre debemos cuidarnos de la exposición, y no sólo quienes buscan broncearse, sino también aquellas personas que caminan por la calle deben cubrirse o usar un protector solar para evitar efectos no deseados en la piel”, advirtieron. L as profesionales coincidieron en que no existe una real conciencia de lo peligroso que pueden ser los efectos no deseados de la exposición al sol para nuestra piel, que van desde las quemaduras, ampollas, manchas y llegan hasta el cáncer de piel.

Recomendaron a quienes aman tomar sol o disfrutar de las playas y piletas, tener siempre la precaución de utilizar una buena crema protectora, que se adecue al tipo de piel, y fundamentalmente, no ponerse ningún líquido o crema casera a base de hojas de vegetales u otros productos que se ofrecen para obtener “resultados mágicos”.

A las personas que trabajan al aire libre o simplemente transitan por las calles los días de sol, aconsejaron tratar de cubrirse los brazos, utilizar un sombrero de ala ancha para tapar las orejas o la nuca, y si es posible, también cubrirse con una crema protectora las partes expuestas. Moda peligrosa Las profesionales pusieron énfasis en apuntar que en la actualidad, el problema más visible es la utilización de las camas solares por parte de mujeres cada vez de menor edad.

“Quieren verse bronceadas en poco tiempo y acuden a las camas solares con el riesgo que implica la exposición a los rayos ultravioletas sin ningún tipo de control, ya que en cualquier salón se puede encontrar una cama solar que incluso son manejadas por personas que no tienen conocimiento del tema”, expusieron.

Básicamente, aclararon que las camas solares están prohibidas, e incluso existe una ley aprobada en el Congreso Nacional en 2012 que aún no fue reglamentada. Esa exposición puede generar quemaduras severas, y la falta de conocimiento de parte de las jovencitas es altamente peligroso, porque, según explicaron, permanecen durante mucho tiempo expuestas a los rayos, con la creencia de que en menor tiempo van a lograr el bronceado ideal.

“Un ejemplo claro de que no tienen idea a lo que se exponen, son las fotos que las chicas se sacan en la cama solar, y para ello deben quitarse la protección de los ojos. No saben que los rayos pueden ocasionar quemaduras y daños irreparables en las retinas”, lamentaron. También las doctoras Dalale y Scaglione alertaron sobre los cuidados a los más niños.

A los chicos, no se los debe exponer al sol antes de los seis meses, y después de ese tiempo se debe utilizar un protector solar especial y en las partes del cuerpo que queden al descubierto, aunque lo ideal es tenerlos siempre protegidos y a la sombra si se los lleva a la playa o a la pileta. “Hay que evitar las quemaduras o lesiones de piel en los primeros 18 años de vida, porque pueden convertirse en un problema de muy difícil solución”, concluyeron.

 
Compartí
esta nota

También te puede interesar