Puntos de Vista CRISTINA ANTONINI DE DALALE (Dermatóloga)

“Lamentablemente en la provincia hay una cultura del bronceado, y cuesta mucho inculcar la cultura del cuidado”

05/11/2017 -

La protección del sol debe ser siempre, todo el día, no sólo en los horarios cuando mayor impacta el sol. Y la mejor forma de cuidarse es no exponiéndose a los rayos solares, y utilizando protectores solares de índices altos, mayores de 30, y siempre es recomendable que sean contra UVA y UVB. Hay muchos protectores que protegen solamente contra UVB, pero hace falta protección contra UVA porque ese rayo ultravioleta es el que produce más daños a nivel de lactina, colágeno y es el que produce las arrugas de la piel. Y el rayo UVA está hasta en los días nublados, por eso el protector se debe usar todo el año. En el tema de los cuidados hay que imitar a la gente que trabaja o vive en el campo, porque es gente que se cuida mucho por naturaleza.

Ellos utilizan sombrillas, se cubren todo el cuerpo con pañuelos, mangas largas y sombrillas. Aquí, en la ciudad mucho no se ve ese tipo de cuidado. Lamentablemente en la provincia hay una cultura del bronceado por lo que cuesta mucho inculcar la cultura del cuidado. Las chicas de quince años si no están bronceados están “out” cuando en realidad no es así.

La moda hoy es otra. En Europa hoy la cultura es la piel completamente blanca, sin bronceado porque ya no se usa más.

CAMAS SOLARES

Hay un problema grave y es el tema de las camas solares. Es un problema muy serio pòrque además deberían estar prohibidas y no lo están. Las tienen en peluquerías por ejemplo, y van chicos jóvenes de 13 a 16 años a exponerse a las camas solares, sin medir el daño que les provoca. Existe la ley 26799 del año 2012 que prohíbe el uso de camas solares a menores de 18 años, pero no está reglamentada. No está en el Consejo Federal del Ministerio de Salud. Aquí lamentablemente en la mayoría de las peluquerías tienen camas solares. Las cabinas solares están prohibidas en Canadá, Australia, toda Europa y en algunos estados de EE.UU. Y en Argentina cualquiera tiene una cama solar.

Es lamentable. Todos estamos propensos a sufrir alguna consecuencia por la exposición al sol. Pero el paciente que tiene muchos nevos o lunares en el cuerpo, y algunos son atípicos más grandes, con bordes irregulares, con forma asimétrica o con varios colores son los más propensos, porque si a esos lunares se los irradia con sol o con rayos utravioletas de cabinas, se puede malignizar al melanoma, porque va directo a él.

Por eso estamos en condiciones de decir que los chicos están jugando con fuego, al igual que los que tienen las camas solares. Las chicas que ahora tienen egresos están todas enloquecidas haciéndose cabina para estar bronceadas. La exposición a la cabina se como exponerse al sol, pero sin capa de ozono. Además hay chicas que se sacan fotos adentro de las cabinas y las suben a las redes sociales. Claramente podemos ver que no hay control porque incluso están sin la protección en los ojos, por lo que la retina también están siendo irradiada.

MENORES DE UN AÑO

La exposición puede ocasionar manchas en la piel, esas seniles, manchas marrones, engrosamiento de la piel, arrugas, la piel parece como una red reticulada, es muy difícil después devolverle lozanía, y se vuelve opaca. Por eso insistimos con la protección de los niños al tomar sol, porque ese sol que va tomando de niño va acumulando el daño y cuando uno ya es grande o más adulto empiezan las enfermedades que pueden estar relacionado con la exposición.

Eso se acumula desde que se nace hasta que se muere, se va acumulando y hay un tope. En Estados Unidos se hacen unos estudios que te dicen “ya está, ya no podés exponerte en absoluto, nada más al sol”. Hay como un nivel máximo de exposición y por eso ahora hay remeras manga larga para ir a la playa, contra ultravioletas, tienen sombreros especiales. Yo he visto gente metiéndose con manga larga porque ya no pueden exponerse nunca más, llegaron al tope, al máximo.

Aquí no tenemos, pero ellos ya tienen esos estudios que dicen que no puedes exponerte más. Y los niños, los bebés, no deberían exponerse hasta el año de vida absolutamente nada. A partir de los 6 meses recién pueden empezar a usar protectores solares, pero son protectores especiales, minerales, no puede ser cualquier protector porque la piel del bebé absorbe las sustancias y pueden ser tóxicas cuando son muy chiquititos.

 
Compartí
esta nota

También te puede interesar