Policiales DEBATE

Acusaciones cruzadas entre los dos imputados por el crimen de "Luisito"

El tribunal, integrado por los Dres. Alfredo Pérez Gallardo, María Eugenia Carabajal y José Luis Guzmán, será el que resolverá el futuro de los dos sospechosos.

14/11/2017 -

El juicio por el brutal asesinato de Luis Toloza comenzó con "fuego cruzado" entre los acusados de su muerte: Alan Fernández Oro y Jesús Cortez. Ambos se culparon mutuamente y dieron diferentes versiones de cuál pudo haber sido el móvil del hecho. Para la Fiscalía, los dos son los autores del crimen.

En una extensa primera audiencia, Alan Fernández Oro fue el primero en prestar testimonio. El joven que era vecino de la víctima, declaró en sintonía con lo que había sostenido durante la instrucción.

Recordó que cerca de la medianoche del 3 de abril del 2014 buscaron en la motocicleta de Cortez a "Luisito" desde Solís y Belgrano, para luego dirigirse a una zona montuosa del barrio Mariano Moreno, donde iban a realizar un ritual umbanda.

Fernández Oro asegura que Luis Toloza era su amigo y "socio" en la celebración de rituales umbandas. El joven afirmó que fue Cortez el que le dio muerte a su "amigo", sosteniendo que lo tomó del cuello con una mano, mientras que en la otra tenía un cuchillo. Por la mecánica del ahorcamiento, lo habría desmayado, y una vez en el suelo le arrojó un adoquín que impactó en su cabeza provocándole su deceso.

Alan sostuvo que fue amenazado por Cortez y de esa forma justifica que huyó de la provincia unas horas más tarde. Fernández Oro fue detenido semanas después en San Luis.

En cuanto al móvil, el joven argumentó que Cortez acusaba que "Luisito" quería robarle su novia.

Jesús Cortez no declaró, pero sí se dio lectura a sus declaraciones indagatorias, en las que siempre repitió el mismo relato, totalmente opuesto en cuanto a la autoría, con el de Fernández Oro.

La versión que Cortez señala que Alan estaba disgustado con la víctima, al que acusaba de haberlo traicionado, por haberse quedado con el cariño y amistad de Gabriela Franco, una joven que residía en el barrio Aeropuerto y que habría sido la fijación de Fernández Oro por aquellos días.

En la lectura de su declaración, señalaba que Alan le pidió que lo ayudara a trasladar a Toloza hacia esa zona montuosa, pero que nunca ingresó al lugar porque no quería participar del ritual (tenían todos los elementos para hacer una sesión umbanda), que se enteró horas después del trágico fin de Luisito por una amenaza de Fernández Oro para que no dijera nada.

Los dos jóvenes están imputados por el supuesto delito de "homicidio calificado por alevosía" y el propósito del fiscal del debate, Dr. Julio Vidal, será demostrar que ambos participaron y fueron los autores del hecho de sangre, aprovechándose de la indefensión de la víctima.

 
Compartí
esta nota
Notas relacionadas
También te puede interesar