El Reino de Dios en medio de nosotros y dentro de nosotros

Evangel io según San Lucas 17,20-25.

16/11/2017 -

Los fariseos le preguntaron cuándo llegará el Reino de Dios. Él les respondió: “El Reino de Dios no viene ostensiblemente, y no se podrá decir: “Está aquí” o “Está allí”. Porque el Reino de Dios está entre ustedes”. Jesús dijo después a sus discípulos: “Vendrá el tiempo en que ustedes desearán ver uno solo de los días del Hijo del hombre y no lo verán. Les dirán: “Está aquí” o “Está allí”, pero no corran a buscarlo. Como el relámpago brilla de un extremo al otro del cielo, así será el Hijo del hombre cuando llegue su Día. Pero antes tendrá que sufrir mucho y será rechazado por esta generación”.

Comentario

La pregunta sobre el fin del mundo está presente desde el principio. Siempre ha sido un reto saber cómo y cuándo se acabará el mundo, tal y como lo conocemos. Y los fariseos del tiempo de Jesús, también. Ellos esperaban un Mesías triunfante, que restableciera el antiguo esplendor de Israel. Jesús desde el comienzo advierte que su Reino no es de este mundo. Es algo más espiritual, invisible, pero presente desde el momento en que Jesús se encarnó. “Ya sí, pero todavía no”. Podemos contribuir a expandir este Reino viviendo como Jesús vivió y nos enseñó. Él siempre nos ayuda en nuestro camino de fe. Su Palabra, los Sacramentos, sobre todo la Eucaristía, la oración personal... Todo nos ayuda a llevar el reino a los demás. Es que el Reino, si hemos aceptado la oferta de Jesús, está dentro de nosotros. Y por eso no debemos ponernos nerviosos, pensando en el futuro. Lo importante es centrarse en el “aquí” y en el “ahora”. Y estar preparados, para los sufrimientos que conlleva ser fiel al Evangelio. Es lo que le esperó a Jesús en Jerusalén, y lo que, en ocasiones, nos espera a nosotros. Tenemos que trabajar, pensando que todo depende de nosotros, y a la vez, sabiendo que Dios va marcando los ritmos y los tiempos. No hay que prestar atención a los que van por ahí propagando mensajes alarmistas. Este mundo en el que vivimos es nuestro mundo, el mundo que Dios quiere, y nosotros debemos mejorarlo. Darle forma cristiana, con valor y con paciencia. Intentemos hoy ver signos de la presencia del Reino a nuestro alrededor. En la gente que nos rodea, en los acontecimientos de nuestra vida. En los sufrimientos, en las cruces de nuestra vida. Necesitamos que el Reino llegue al corazón de todos.

 
Compartí
esta nota
Las cinco más leídas
hoy de El Evangelio
1

Evangelio según San Mateo 11,16-19.


También te puede interesar