Evangelio según San Lucas 17,26-37.

17/11/2017 - Jesús dijo a sus discípulos: “En los días del Hijo del hombre sucederá como en tiempos de Noé. La gente comía, bebía y se casaba, hasta el día en que Noé entró en el arca y llegó el diluvio, que los hizo morir a todos. Sucederá como en tiempos de Lot: se comía y se bebía, se compraba y se vendía, se plantaba y se construía. Pero el día en que Lot salió de Sodoma, cayó del cielo una lluvia de fuego y de azufre que los hizo morir a todos. Lo mismo sucederá el Día en que se manifieste el Hijo del hombre. En ese Día, el que esté en la azotea y tenga sus cosas en la casa, no baje a buscarlas. Igualmente, el que esté en el campo, no vuelva atrás. Acuérdense de la mujer de Lot. El que trate de salvar su vida, la perderá; y el que la pierda, la conservará. Les aseguro que en esa noche, de dos hombres que estén comiendo juntos, uno será llevado y el otro dejado; de dos mujeres que estén moliendo juntas, una será llevada y la otra dejada”. Entonces le preguntaron: “¿Dónde sucederá esto, Señor?”. Jesús les respondió: “Donde esté el cadáver, se juntarán los buitres”. Comentario Oh día eterno, día deseado, te espero con anhelo e impaciencia, ya dentro de poco el amor soltará el velo, y tú te volverás mi salvación. Oh día espléndido, momento incomparable, en que veré por primera vez a mi Dios, Esposo de mi alma y Señor de los señores, siento que el temor no abrazará mi alma. Oh día solemnísimo, día resplandeciente, en que el alma conocerá a Dios en su poder, y se sumergirá entera en nuestro amor, y conocerá que han pasado las miserias del destierro. Oh día feliz, día bendito, en que mi corazón se incendiará de amor eterno hacia Ti, porque ya ahora te siento, aunque a través del velo, tú, Oh Jesús, en la vida y en la muerte eres mi éxtasis y encanto. Oh día que espero durante toda mi vida. Y te espero a Ti, oh Dios, ya que deseo solamente a Ti, sólo Tú estas en mi corazón y lo demás es nada. Oh día de delicias, de eternas dulzuras, Oh Dios de gran Majestad, Esposo mío, Tú sabes que nadie satisface el corazón de una virgen, apoyo mi sien sobre tu dulce Corazón.

 
Compartí
esta nota
Las cinco más leídas
hoy de El Evangelio
1

Evangelio según San Mateo 11,16-19.


También te puede interesar