Evangelio según San Lucas 19,11-28

22/11/2017 - Jesús dijo una parábola, porque estaba cerca de Jerusalén y la gente pensaba que el Reino de Dios iba a aparecer de un momento a otro. El les dijo: “Un hombre de familia noble fue a un país lejano para recibir la investidura real y regresar enseguida. Llamó a diez de sus servidores y les entregó cien monedas de plata a cada uno, diciéndoles: ‘Háganlas producir hasta que yo vuelva’. Pero sus conciudadanos lo odiaban y enviaron detrás de él una embajada encargada de decir: ‘No queremos que éste sea nuestro rey’. Al regresar, investido de la dignidad real, hizo llamar a los servidores a quienes había dado el dinero, para saber lo que había ganado cada uno. El primero se presentó y le dijo: ‘Señor, tus cien monedas de plata han producido diez veces más’. ‘Está bien, buen servidor, le respondió, ya que has sido fiel en tan poca cosa, recibe el gobierno de diez ciudades’. Llegó el segundo y le dijo: ‘Señor, tus cien monedas de plata han producido cinco veces más’. A él también le dijo: ‘Tú estarás al frente de cinco ciudades’. Llegó el otro y le dijo: ‘Señor, aquí tienes tus cien monedas de plata, que guardé envueltas en un pañuelo. Porque tuve miedo de ti, que eres un hombre exigente, que quieres percibir lo que no has depositado y cosechar lo que no has sembrado’. Él le respondió: ‘Yo te juzgo por tus propias palabras, mal servidor. Si sabías que soy un hombre exigente, que quiero percibir lo que no deposité y cosechar lo que no sembré, ¿por qué no entregaste mi dinero en préstamo? A mi regreso yo lo hubiera recuperado con intereses’. Y dijo a los que estaban allí: ‘Quítenle las cien monedas y dénselas al que tiene diez veces más’. ‘¡Pero, señor, le respondieron, ya tiene mil!’. Les aseguro que al que tiene, se le dará; pero al que no tiene, se le quitará aún lo que tiene. En cuanto a mis enemigos, que no me han querido por rey, tráiganlos aquí y mátenlos en mi presencia”. Después de haber dicho esto, Jesús siguió adelante, subiendo a Jerusalén. Comentario El Verbo del Padre, el Hijo único de Dios, Sol de Justicia (Ml 3:20) es el gran mercader que nos ha dado el precio de la redención. Este es un negocio bastante precioso, que jamás consideraremos suficiente: un Rey, el hijo del Rey supremo, se convirtió en el cambio, adónde el oro pagó el plomo, el justo fue dado por el pecador. Misericordia verdaderamente gratuita, amor perfectamente desinteresado, bondad sorprendente. Negocio completamente desproporcionado adonde el Hijo de Dios es librado para el siervo, el Creador es sacrificado por aquel que lo creó, el Señor es condenado por su esclavo. Oh Cristo, son esas tus obras, tú que has bajado de la claridad del cielo a nuestras tinieblas infernales para iluminar nuestra oscura prisión. Has bajado de la derecha de la divina majestad a nuestra miseria humana, para redimir el género humano; has bajado de la gloria del Padre a la muerte de la cruz, para triunfar sobre la muerte y sobre su autor. Eres el único, y no hay otro como tú que haya atraído por su propia bondad nuestra redención. Que todos los mercaderes de Temán (Ba 3:23) se retiren de este lugar: no son ellos a quienes has escogido, pero a Israel tu amado, tu quien escondes esos misterios a los sabios y a los prudentes, y los revelas a tus pequeños y humildes servidores (Lc 10:21). ¡Señor, con mucho gusto abrazo ese negocio pues allí está mi negocio! porque deseas que me mantenga, recordaré todo lo que has hecho. Haré que ese talento que me has dado fructifique, e iré con un gran gozo ante ti. Dios, haz que puede escuchar entonces estas dulces palabras: “¡Ánimo siervo bueno! Entra en el gozo de tu Señor” (Mt 25:21).

 
Compartí
esta nota
Las cinco más leídas
hoy de El Evangelio
1

Evangelio según San Mateo 11,16-19.


También te puede interesar