Evangelio según San Lucas 19,45-48.

24/11/2017 -

Jesús al entrar al Templo, se puso a echar a los vendedores, diciéndoles: “Está escrito: Mi casa será una casa de oración, pero ustedes la han convertido en una cueva de ladrones”.

Y diariamente enseñaba en el Templo. Los sumos sacerdotes, los escribas y los más importantes del pueblo, buscaban la forma de matarlo.

Pero no sabían cómo hacerlo, porque todo el pueblo lo escuchaba y estaba pendiente de sus palabras.

Comentario

Si algo resulta claro de esta lectura del Evangelio de hoy es que dios no es a nuestra imagen y semejanza.

Tenemos que tomar en serio la revelación de Dios en Jesús.

Dios no es ningún ser impasible, apático, inmutable, imagen legada del mundo griego. El Dios revelado por Jesús es una presencia “alterada”, indignada, en definitiva, apasionada.

Jesús es una presencia apasionada por el Absoluto. Él no adora sino a Dios.

En la expulsión de los mercaderes del templo, Jesús hace estallar el viejo y suntuoso templo de Jerusalén. “Destruid este templo y en tres días lo reedificaré. Se refería al templo de su cuerpo”. Es decir, que el lugar privilegiado para el encuentro con Dios ya no es un lugar por muy majestuoso que sea.

A Dios se le encuentra en el nuevo templo que es el Señor Resucitado y en las piedras vivas, hombres y mujeres que se reúnen en torno al Señor muerto y resucitado.

Los edificios de piedra son sólo realidades funcionales: espacios para Dios y para relacionarse con Él.

El gesto profético de Jesús, expulsando a los vendedores, es una llamada a la autenticidad, a la seriedad en nuestras relaciones con Dios: a no convertir a Dios en un ídolo en torno al cual se montan negocios, a no utilizar el nombre de Dios para intereses egoistas y mundanos.

¿Cómo nos relacionamos nosotros con nuestro Dios? ¿Tenemos templos que son como ídolos? ¿O los empleamos para glorificar a nuestro yo?

Recordemos. Sólo Dios es el Absoluto. Adorarle sólo a Él libera a los hombres y a la humanidad.


 
Compartí
esta nota
Las cinco más leídas
hoy de El Evangelio
1

Evangelio según San Mateo 11,16-19.


También te puede interesar