Puntos de Vista EL LAMENTO SIN FIN

“En la Argentina, en el grupo de edad que va desde los 15 a los 30, la primera causa de muerte es el accidente de tránsito”

DR. CARLOS SCAGLIONE | (Del Servicio de Traumatología y Ortopedia del Hospital Regional)

03/12/2017 -

El Servicio de Traumatología del Hospital Regional desde hace varios años viene, desde el punto de vista sanitario, con una demanda insatisfecha.

Esto quiere decir que de ninguna manera podemos dar cobertura en la totalidad, a la demanda que hay. Significa que ingresan muchísimos más pacientes al hospital que la que nuestra sala está en condiciones de atender, de operar y de asistir.

Excede nuestra responsabilidad porque superan la capacidad de la sala y se internan en otros servicios y áreas. Además debemos decir que se colapsa constantemente el Shock Room, que es el espacio del primer momento de asistencia, y desde donde se deriva luego a los distintos estamentos del nosocomio.

Es tal el colapso que hay que directamente en esa sala quedan internados los pacientes porque no hay a dónde trasladarlos. Todas las salas reclaman que tienen pacientes internados de urgencia por accidentes de tránsito, pero que necesitan su espacio para dar cobertura a su demanda original.

Esto hace que se exceda la responsabilidad nuestra, porque empieza a haber demoras en la recuperación de esos pacientes, porque se hacen listas de cirugías, las que a veces superan los 80 casos. Por más que nosotros estemos operando a destajo, con dos quirófanos todos los días, con terceros turno, no podemos dar respuestas inmediatas.

Además hay que tener en cuenta que la internación tiene un costo, y en este sentido estamos entrando en un sistema complejo. El axioma “la salud no tiene precio, pero sí tiene costos”, es para analizarlo ya que se abren dos visiones: la del economista, que mira todo sobre cuánto se gasta; y el sanitarista que lo que quiere es resultados. Y no nos ponemos de acuerdo sobre qué es lo que verdaderamente se necesita.

En la media nacional, nosotros gastamos mucho en salud, casi como los países avanzados, y quizás estemos por encima de la media latinoamericana. Esto no quiere decir que se gaste bien.

Gastar mucho no quiere decir gastar bien. Hay casi 17 millones de personas que están sin cobertura en la Argentina, que están fuera de las obras sociales, del sistema del Pami y de la seguridad social, y el único recurso que tienen es el hospitalario.

Pero ese gasto hospitalario hay que cotejarlo con la eficiencia. Un día cama, como mínimo cuesta entre 1.300 y 1.800 pesos; y una prótesis varía según el tipo, entre 10.000 y 20.000 pesos. Sólo por dar ejemplos.

LESIONADOS

Indudablemente que cuando uno tiene un accidente de tránsito tiene que entender que el impacto no conoce anatomía y entonces destruye todo lo que puede. Obviamente produce todo tipo de lesiones, conocido como multiorgánicas, en toda la región corporal y facial. Por eso nosotros no solamente tenemos que trabajar en equipo con neurocirujanos, con cirujanos de tórax o vascular, sino también con los que practican la cirugía reparadora.

Es ahí donde los cirujanos plásticos muestran toda la otra faceta que muchas veces se desconoce, porque no es únicamente la parte estética de la belleza, sino que hay que reconstruir.

Esto obviamente insume tiempo y costos. E indudablemente existe la parte que no se ve, que es el daño físico, el porcentaje de invalidez, el grado de incapacidad, el lucro cesante del trabajo, el aporte en la familia, y la conducta dentro de su núcleo familiar, porque no es lo mismo un padre contenedor, que suele traer todo para la familia, y que de pronto se convierte en prácticamente un bebé, porque hay que cuidarlo y atenderlo todo el día. Éstas son las consecuencias de un accidente de tránsito.

En el Hospital Regional, los ingresos por accidentes de tránsito se dan todos los días, pero crecen exponencialmente los viernes, sábados, domingos y feriados. Es decir que cuando la gente más esparcimiento tiene, aumentan los accidentes. Hemos tenido días de 7 u 8 cirugías en una misma guardia. Hay veces que los cirujanos no salen del quirófano durante toda su guardia debido a la demanda.

Hay que hablar de la falta equidad también, porque de pronto tenemos el ingreso de un trabajador que ha sufrido un accidente mientras cumplía con su obligación, y necesita ser atendido de urgencia. Pero muchas veces el Hospital está colapsado por los accidentes de tránsito, y la gente nos plantea el enojo, porque este trabajador, a veces debe dejarle el lugar al otro accidentado que ingresa con lesiones graves, pero que se trata de una persona que violó el tránsito, que consumió alcohol.

Entonces pareciera que el imprudente tiene prioridad sobre el prudente y trabajador. Hay un índice muy elevado de conductores que manejan alcoholizados. Imprudencia hay en el cien por ciento los accidentes de tránsito. Y se agregó una falta nueva: leer el celular durante la conducción. Esta práctica provoca muchísimos descuidos, por más que se trate de un segundo de distracción.

ESTADÍSTICAS

Hay casi 5.600 muertes por año en la Argentina, y de esa cifra, la que más muerte tiene es nuestra provincia. Cuando se observa el accidente, el 50 por ciento de los accidentados no tenían puesto el cinturón de seguridad. Y de los accidentados que van en el asiento trasero, de cada 10 personas solamente 2 llevan colocado el cinturón.

Estos índices indican que están bien los controles, las exigencias, pero lo que hay que hacer es enseñar a conducir. Somos los argentinos muy trasgresores, no nos gusta observar las normativas. En las estadísticas mundiales, la primeras causa de muerte son las enfermedades cardiovasculares donde se engloban todas; la segunda causa son los tumores; y la tercera son los accidentes de tránsito. Pero en la Argentina, si tomamos el grupo de edad entre los 15 y los 30 años, la primera causa de muerte es el accidente de tránsito. Es decir que aquí revertimos las estadísticas.

 
Compartí
esta nota
Notas relacionadas

También te puede interesar