Puntos de Vista EL LAMENTO SIN FIN

“Entre todas las cirugías plásticas reparadoras lo más difícil de reconstruir es la cara”

DR. SERGIO GONZÁLEZ CARUSO | (Jefe del Servicio de Cirugía Plástica del Hospital Regional)

03/12/2017 -

La parte reparadora y estética, es otro capítulo dentro de de los accidentes de tránsito. Hay mucha demanda por traumas graves que se presentan, lo que obliga a las cirugías plásticas reparadoras.

En la parte facial tenemos dos componentes, la parte blanda y la ósea. En la ósea tenemos las fracturas de mandíbula superior e inferior, la nariz, e incluso tenemos que armar la órbita de nuevo; mientras que en la estructura blanda vemos pérdidas de párpados, de ojos, labios o parte de la nariz.

En casos como éstos, allí se empieza con una secuencia de programación. Lo solucionamos con los colgajos e injertos, pero todo lleva su tiempo, y hay que acordar con el equipo multidisciplinario que atiende al paciente.

LESIONES

Si hablamos de las lesiones en piernas, brazos o manos, que son muy comunes, debemos tratar en forma conjunta con el área de traumatología, porque los traumatólogos ubican los huesos, y nosotros tenemos la responsabilidad de cubrirlos. Para eso tenemos que sacar músculos de otra parte del cuerpo para hacer un injerto.

Se hace también la unión de piernas para que se regeneren tejidos y se pueda cubrir la lesión. Esas cirugías llevan aproximadamente un mes. Después de eso, debemos analizar la parte nerviosa, qué es lo que quedó, porque a veces podemos cubrir todo en las piernas por ejemplo, pero resulta que después el paciente no puede caminar porque el trauma afectó ciertos nervios.

Hay pacientes que quedan con un grado de discapacidad en forma permanente. Tenemos que destacar que lo más difícil en mi caso es la reconstrucción de una cara. Tenemos una paciente que estamos tratando de incluirla a una lista de espera de trasplante de cara.

Fue víctima de un accidente de tránsito. Digo que es difícil porque hay grandes pérdidas. Además de las fracturas, se pierde músculo, parte de la lengua, parte del ojo, la nariz. Los músculos de la cara no se pueden reconstruir y la única forma de repararlo es con un trasplante.

En el caso de esta mujer, estamos tratando de que entre en la lista de espera en París o Nueva York. Hay que aclarar que tampoco un trasplante de cara tiene un ciento por ciento de efectividad porque hay mucha medicación que tienen que tomar, que termina matando al paciente.

Es por eso que está medio frenado el caso. En total se hicieron 32 trasplante de cara en todo el mundo. Igualmente, con todo esto, lamentablemente vemos que cuando vienen a rehabilitación, llegan en moto, con las muletas colgando y sin cascos. De igual manera vemos que reinciden en la violación de las normas de tránsito, y a veces incluso reinciden en los accidentes.

INCREMENTO

Estoy desde hace 18 años en el área de cirugías de urgencia en el Hospital Regional y siempre me acuerdo de la demanda que hay para la época de carnaval. Es impresionante el ingreso de accidentados.

En días de esos, los lesionados comienzan a llegar a las 18 y el ingreso es permanente hasta las 5 de la mañana. Todas esas horas estamos en el quirófano sin salir, porque a veces no sólo llegan los accidentados en el tránsito, sino también los que fueron atacados con cuchillos o armas de fuego. No damos abasto. Además hay que hablar de un tema muy importante.

El Estado te puede dar habitación, prótesis, sueros, antibióticos, traslados, estudios complejos y casi todo lo que se necesita para tener una óptima asistencia en casos de accidentes de tránsito.

Pero hay que aclarar que en cada accidente, la persona lesionada pierde mucha sangre, y a veces el Banco de Sangre no llega a cubrir la demanda. Hay que entender que pueden tener toda la asistencia, pero cuando falta sangre, viene la descerebración, porque el cerebro no tiene cómo oxigenarse, entonces vine el estado de coma y se produce la muerte.

VIOLACIONES EN EL TRÁNSITO

La gente se coloca un cinturón de seguridad para evitar una multa, no para evitar una muerte. Vengo desde Mendoza y allí se inculcan las normas de tránsito desde la niñez. Incluso se multa al peatón cuando cruza por la mitad la cuadra.

De a poco se fue y se sigue educando. Hace falta mucha concientización en la sociedad.

 
Compartí
esta nota
Notas relacionadas

También te puede interesar