Puntos de Vista UNA RESPUESTA URGENTE DE TODA LA SOCIEDAD

Descontrol juvenil: la gravedad del momento exige repensar sobre la valoración de la vida

Un clamor para que la muerte absurda y evitable de nuestros jóvenes genere conciencia de la responsabilidad de los padres y las organizaciones públicas y privadas.

10/12/2017 -

La problemática del descontrol de nuestros jóvenes se agudiza día a día, fin de semana tras fin de semana, y cada vez con más frecuencia debemos llorar por una vida truncada como consecuencia, directa o indirecta, del consumo excesivo de alcohol u otras sustancias nocivas para nuestros chicos.

En la mesa de PDV surgió el interrogante sobre qué futuro es el que queremos, si no seremos nosotros los adultos quienes estamos permitiendo o facilitando que hoy nuestros chicos comiencen a quemarse el cerebro consumiendo alcohol o drogas a los 12 o 13 años.

En esta edición, participó Patricia Agüero, tía y madrina de Bautista Agüero, “Bauti”, quien muriera en un accidente de tránsito a manos de otro chico que manejaba un vehículo alcoholizado, igual que los amigos que lo acompañaban. Patricia pudo canalizar su inmenso dolor para promover la redacción de un proyecto de ley para “tolerancia cero” en el consumo de alcohol.

También Marcelo Arambuena, presidente de Proyecto Padres, y el pastor Antonio Zaiek, de la Fundación Piedras Vivas, quienes acompañan a Patricia en esta iniciativa.

Sin poder ocultar su dolor y con una entereza admirable, Patricia nunca habló desde el odio o el rencor. “Es necesario un mensaje claro y unificado desde las instituciones encargadas de controlar esta situación, para que la comunidad pueda interpretarlo. Todos debemos ir en un mismo sentido”, dijo, antes de enfatizar que “debemos recuperar el cuidado por la cultura de la vida”.

Arambuena por su parte insistió en la responsabilidad que les cabe a los padres en esta problemática, y habló de la lucha permanente que protagoniza para que se entienda la propuesta de su institución. “Cuando nos reunimos en los colegios previo a los egresos, los padres nos cuestionan y nos reclaman que sus hijos no tienen un lugar donde divertirse y que por eso van a fiestas clandestinas. Y no entienden cuando les decimos que sí hay lugares para divertirse, pero donde no se consume alcohol, y eso no lo entienden. Son ellos los que facilitan que sus hijos tomen, y no miden las consecuencias. No saben que nosotros cuando clausuramos una fiesta estamos haciendo prevención, porque cualquier chico puede salir de ahí y matarse en un accidente”.

El pastor Zaiek enfocó su análisis también hacia la familia y habló de “desgobierno”, pero “no en términos políticos ni de cargos públicos”.

“En estos momentos hay un desgobierno en la familia, no hay diálogo, los padres no asumen de verdad la responsabilidad de cuidar la vida de sus chicos. Por eso hay no sólo chicos que se drogan o se emborrachan, sino también violencia y abusos en el hogar, embarazos no deseados, y muchas otros problemas muy serios”, analizó.

El mensaje de todos fue el de acompañar el dolor de la familia Agüero, y que en estas fiestas que se avecinan hagan todo lo posible para que dentro de un año “no debamos llorar por una silla vacía en nuestros hogares”.

 
Compartí
esta nota
También te puede interesar