“No queremos venganza; me resisto a que el caso de Bauti quede sólo en una muerte, que su partida sirva para generar actos positivos”

DRA PATRICIA AGÜERO (Tía de Bautista Agüero)

10/12/2017 -

En materia de seguridad vial tienen que ver no solamente el compromiso del Estado, sino también de la sociedad y las instituciones, y el rol que cada uno juega. Tiene que ver mucho la unión del trabajo entre estas áreas, y en el caso de las áreas institucionales, tienen que ver el empalme de trabajo entre Nación, Provincia y Municipalidad. Porque si no hay algo concreto entre ellos, bajar a la sociedad será algo muy difuso. Y reglamentar algo difuso es complicado. Para que a un ciudadano se lo interpele a obrar bien, tiene que haber una norma concreta, porque si no se genera un descontrol. Deben dar un mensaje uniforme y claro, para que la sociedad se involucre.

El golpe que ha sufrido mi familia ha hecho que nos preguntemos ¿qué está pasando? y tener ganas de involucrarnos. Nos pusimos a ver qué dicen las leyes de tránsito, y queremos saber si las mismas son aplicables o no, o si se dan realmente o no.

Vimos que la última sanción y modificación de la ley provincial que hace adhesión a la ley nacional en relación a seguridad vial, fue en el 2008. Entonces me pongo a pensar que Santiago ha avanzado en el crecimiento de la sociedad misma, pero las leyes quedaron atrás.


Situación

Lamentablemente estamos viendo que hay una cultura de la muerte, y así lo dijo el papa Francisco. Además, a todo lo que se llama normas sociales en general, se le ha dado un desvalor, porque pareciera ser que todo está permitido. Entonces, el permitir todo hace que se viva con frenesí, y la vida misma ni la del otro vale lo que vale.

Volver a crear una cultura de la vida, con el cuidado no sólo de la persona, sino de la persona que se tiene al frente, es todo un trabajo que no se hace de un día para otro. Tiene que ser un trabajo continuo y permanente, porque se ve que en nuestra sociedad es normal avanzar siempre un poco más. Por eso son fundamentales las normas, porque cada normativa pone un límite al desenfreno.

Para lograr todo eso es primordial el compromiso del Estado, pero también de las instituciones educativas, de los adultos, y de todos como sociedad.

Hay algo que no está funcionando, no nos estamos escuchando, no estamos extendiendo puentes para unir puntos en común para llevar a la sociedad al crecimiento.


Tolerancia 0

En el caso de la ley de Tolerancia 0, debemos tener todas las herramientas que permitan su cumplimiento, y no sólo quedarnos con que esa ley existe. También, en este sentido hay que hablar de la seguridad, y que se creen nexos para que se haga una construcción social, o algo positivo.

No nos quedemos con un hecho de muerte. Yo, como tía y madrina de Bautista me resisto a que este caso quede en sólo una muerte. Que su muerte sirva para generar actos positivos. No queremos venganza, ni decimos que el problema es de la política o del Estado, pero sabemos que se tienen que establecer políticas públicas, coherentes y que estén a la altura de nuestra sociedad. Si nos tenemos que poner más firmes, hagámoslo.

Creo que es fundamental también la educación desde la escuela en seguridad vial.



Experiencia

Lo que pasó con “Bauti” impactó bastante en la sociedad, porque era el changuito bueno, que le gustaba ayudar en comedores, que tenía su vida activa en una parroquia, que estaba por confirmarse, que tenía sueños, que había aprobado su ingreso para la universidad, y que se juntaba con sus amigos, pero no hacía apología del alcohol.

Le arrebataron su vida con gran violencia a pocos días de cumplir sus 18 años. Y a todos nos tocó la noticia con el impacto con el que fue chocado. Y su muerte ha sido como una explosión que a la sociedad entera la interpeló y por eso se involucró en el tema.

Este tipo de muerte, tan violenta, hizo que esta onda expansiva llegara a todos y que quieran hacer algo para frenar lo que está pasando.

 
Compartí
esta nota

También te puede interesar