Padre Koffi Gilbert OPINA SANTIAGO

Cristo, el defensor de los pobres

Por el padre Gilbert - Párroco de Ma. Auxiliadora

10/12/2017 -

En este tiempo de adviento, todas las lecturas nos llaman a obrar por el bien y sobre todo a entrar en el espíritu de Jesús para ver las posibilidades que tenemos de ayudar a nuestros hermanos. Por eso decimos que Cristo es el defensor de los pobres.

Hay en este mundo un montón de necesidades materiales de nuestros hermanos.

Las escrituras santas nos dan la posibilidad de ver lo que dice Jesús, cómo ha hecho para defender, y sobre todo para dar dignidad.

Mateo 25-40 dice: “En verdad les digo que cuando lo hicieron con algunos de los más pequeños de mis hermanos, me hicieron a mí”.

Entonces, hay personas que piensan que hacen todo por Cristo, pero en realidad hay que hacer a nuestros hermanos.

Los seguidores de Cristo deben cuidar a los pobres, deben ayudar para que puedan entrar en el reino eterno. Es lo que Jesús pide.

Mateo 25-31.46: “Has sido bondadoso con los hambrientos, sedientos y desnudos”.

Entonces nosotros también podemos imitar.

En este mundo donde hay ricos y pobres, los que tienen riquezas se aprovechan de los que tienen poco.

En el Antiguo Testamento Dios procuraba proteger a los pobres para que no fueran explotados por los que tenían recursos materiales, y para asegurar para ellos.

“No privarás al jornalero, pobre y humilde. Ya sea uno de tus hermanos o un forastero, que se encuentre en tu tierra, en algunas de tus ciudades. Pero no siempre hemos guardado estas denotaciones de Dios. Los ricos se aprovechan de los pobres y aumentan su miseria.

La verdadera riqueza del creyente es la fe, el amor y la caridad. Los verdaderos ricos son los que están libres de las cosas del mundo porque confían en Dios. El Señor es el rescatado redentor, defendiendo la vida y la sangre de los pobres, sus protegidos. La vida y la sangre representan los derechos y la dignidad de cada uno de los seres humanos. Los indigentes y los pobres, a los que Cristo sale a su ayuda, son el pueblo de los creyentes en Él.

Jesús se interesó por los pobres, por eso tomará la condición humana, vivirá esa encarnación y nacerá pobre.

Jesús no solo se compadeció de los pobres, sino que se interesó personalmente por sus necesidades.

Jesús animaba a sus seguidores a reconocer sus obligaciones de socorrer a los más desfavorecidos. Por eso, cuando mira los hechos de los apóstoles, ve que todos han hecho todo para preocuparse de lo material.

Los santos son santos que han hecho una obra de caridad, de misericordia, para ayudar a los demás.

Los cristianos verdaderos de hoy también deben reconocer, y como discípulos de Jesús deben interesarse en los pobres y los necesitados. De qué me sirve hoy vivir de devociones, de celebraciones si no se entra en ese espíritu para defender a los débiles y a los pobres.

La defensa de los derechos de los pobres se nos presenta como un reto en el seguimiento de Jesús.

Dar la espalda a los pobres, a su lucha por la justicia y a la denuncia de la opresión, desmiente que seamos verdaderos seguidores de Jesús, desmiente que nos estemos acercando a su reino, desmiente la autenticidad con la que hemos de orar la oración modelo cuando decimos “Venga a su reino”.

Tenemos que construir un reino de hermanos, no un reino de clases, porque hoy estamos construyendo un mundo de clases, y vivimos de individualismo y egoísmo.

Este tiempo de adviento es para reflexionar sobre cómo podemos imitar a ese Jesús pobre que tenía todo, pero lo ha dejado para vivir nuestra condición humana.

Que este tiempo nos ayude a entrar en ese espíritu y prepararnos para nacer de nuevo y vivir como hombres y mujeres, seguidores de Cristo; un Cristo amable, compasivo, bondadoso y cariñoso.

Que nuestra Madre nos ayude a sacar todo lo que ensucia nuestros corazones, para entrar en este espíritu de amor. Que ella nos auxilie para que seamos seres humanos con un corazón amable, compasivo y compartamos con los más necesitados.

Amén.

 
Compartí
esta nota
Las cinco más leídas
hoy de Padre Koffi Gilbert
1

Cristo es mi fortaleza


También te puede interesar