“No es un recuerdo de hace 2.000 años; hay que hacerla visible hoy”

PADRE LUIS CRUZ | Parroquia San Juan Diego

17/12/2017 -

En la Navidad hay dos noticias que la gente ha recibido y son las más importantes de la historia: ha nacido el Salvador y ha resucitado. Está muy relacionado con la Pascua. De esta manera se hace visible el rostro de Dios y trae a la historia de la humanidad el Reino de Dios.

La Navidad tiene sentido desde ese punto de vista, y nosotros la deberíamos vivir en la familia, en el trabajo, en todos los ámbitos, porque en cierta forma no debería pasar sólo por el templo, tiene que ser la noticia de que nace el dialogo, la comprensión, la escucha, en el matrimonio frente a sus hijos.

La Navidad en la vida real, dejando de lado un poco ese mundo virtual, que hoy representa un desafío muy importante para que realmente esa palabra se haga visible, porque es una palabra que tiene vida, y por lo tanto va a ayudarnos a ser felices, solidarios, capaces de compartir.

Ese es el sentido que deberíamos darle hoy a la Navidad, frente a los desafíos que se van presentando. No es un recuerdo de hace más de 2.000 años, sino que debe ser visible hoy, donde podamos sentir y celebrar esa palabra que nos enseñaron nuestros padres, nuestros abuelos, que lleva responsabilidad.

JUVENTUD

Muchos jóvenes de nuestra comunidad, deben especialmente crear conciencia de lo maravilloso del don que nos ha regalado Dios con su nacimiento, que es la vida, que es el tesoro más importante que ellos tienen y que les confió Dios para que la puedan administrar.

Creo que muchos de nuestros jóvenes necesitan recuperar su proyecto de vida, recuperar la esperanza, porque también hay muchos jóvenes comprometidos y ellos son los que entusiasman a otros. Tenemos que ver los adultos cómo acompañar a nuestros jóvenes con actividades diversas, para que ellos tengan ese tiempo ocupado y no tanto tiempo libre.

Eso debiéramos proponernos también en este tiempo. Muchas veces los papás dan mucha libertad a sus hijos, que ellos no la saben cuidar. Este es tiempo de tomar conciencia de esa responsabilidad no sólo de ellos mismos, sino también del otro, de cuidar al otro.

Debemos tener cuidado de los demás, porque el otro está hecho a semejanza de Dios, somos hijos del Hijo. Creo que debemos tomar conciencia de esto, ponernos límites para que después no me arrepienta y no deje a mi familia dolida, por diferentes situaciones que la lamentamos.

Este año hemos tenido muchas pérdidas de vidas de jóvenes, entonces debemos pensar desde esta Navidad que hacer para que el año que viene no nos pase lo mismo, y los jóvenes especialmente, decirse que es linda la vida, que es lindo tener proyectos y recuperar la esperanza.

El hecho de ser un joven comprometido con la Iglesia y con sus principios, también se divierte, también va a los boliches y se pone de novio, pero también sabe ponerse sus límites. La fe que se tiene en el nacimiento debe llevarnos a ponerla en práctica frente a los demás, sino es una fe vacía. La fe es un compromiso de respetar y acompañar al otro.

 
Compartí
esta nota

También te puede interesar