Santiago VERANO

Advierten sobre el peligro de ingerir comidas "chatarra" en la vía pública

En el Cepsi asisten a diario a decenas de niños con problemas estomacales por la ingesta de alimentos que pierden la cadena de frío. Algunos de los intoxicados debieron quedar en observación.

12/01/2018 -

En los últimos días las consultas por gastroenteritis y otras dolencias estomacales en niños han crecido considerablemente en el Centro Provincial de Salud Infantil "Eva Perón", y en las Upas de la ciudad. Fuentes consultadas por EL LIBERAL sostienen que el incremento de casos, sobre todos en los más pequeños, es a causa de la mala alimentación y el calor.

"La mayoría de los chicos que han llegado presentaron gastroenteritis, algunos agudas, ya que no sólo tuvieron que quedar internados en observación, sino pasar a sala para su seguimiento", indicaron.

Asimismo, se informó que "los niños presentaron un fuerte dolor estomacal, con diarrea y vómitos". A raíz de esto, algunos tuvieron que ser internados por deshidratación.

En cuanto a las edades se supo que "los más chiquitos, entre dos y seis años, son los que lo sufren, no sólo porque podría ser el agua que consumen, sino las comida chatarra que ingieren, como hamburguesas, panchos, papas fritas, que les hace mal".

Asimismo remarcaron que muchas veces, la imprudencia de los adultos, afecta directamente en los niños.

"Los padres son los que les compran panchos, papas fritas, panchuquer, o sándwichs para los niños en la calle. Lamentablemente no sabemos si esos alimentos están en mal estado. Por eso es preferible poner límites y no comprar todo lo que el niño quiere", recomendaron.

Upas

En las Upas la situación es similar. Según indicaron desde una UPA de la zona oeste, "los más chicos son los que vienen por dolores de panza, la mayoría tiene diarrea y empieza a deshidratarse, por lo que se aconseja a las madres que preparen comidas sanas".

Asimismo, desde la zona sur, contaron que "hay bebés que también tienen este problema y ellos no consumen agua, ni comida. Entonces, la mamá es la que está llevando una mala alimentación, así que también debe cuidarse para que los chicos no se enfermen a través de la leche".

El agua de piletas

Otro problema relacionado con los niños y las enfermedades intestinales, son las piletas.

"Las diarreas son causadas por la ingesta de agua de las piscinas, sobre todo en niños. Existen gérmenes que son resistentes al cloro y que pueden generar cuadros de gastroenteritis, con diarrea, vómitos, fiebre y fuertes cólicos, como síntomas principales. En ocasiones puede desencadenar deshidratación", explicó recientemente el Dr. Ángel Muratore. Asimismo enumeró las formas de evitarlo.

"Las principales medidas de prevención son: no ingresar a las piletas con cuadros de diarrea, evitar tragar agua de las piscinas, lavarse las manos luego de ir al baño y ducharse antes de nadar. Ante un cuadro digestivo como el descripto, consultar a un profesional médico", recomendó el profesional.

 
Compartí
esta nota
También te puede interesar