Padre Koffi Gilbert OPINA SANTIAGO

Dios no está de vacaciones

Por el padre Gilbert - Párroco de Ma. Auxiliadora

14/01/2018 -

Esta es una oportunidad para hablar sobre las vacaciones, porque son necesarias. Es bueno salir, descansar, disfrutar, pero nuestra adhesión a Dios debe mantenerse estemos donde estemos, esté en Japón, en China, en España, no debemos olvidarnos de Dios. Por eso es que digo que Dios no está de vacaciones.

Estar de vacaciones es un derecho para todos. Son para disfrutar y para descansar. Todos lo merecen. Pero no debemos olvidar la existencia de Dios. Como si la fe cristiana fuese solo para los días ordinarios. He visto, aunque no se haya viajado, a quienes piensan que como se está en enero, Dios está de vacaciones, entonces no participa de las misas, no vive la fe, y esto es lo que vemos los sacerdotes.

Hoy en nuestra ciudad hay muchas personas que aprovechan para ir a descansar, pero no se puede creer que también Dios se toma ese descanso, no debemos pensar en abandonar todo, hasta a Dios, para vivir la libertad, porque mi libertad depende de mi Dios.

No debemos pensar que en enero Dios descansa y yo también voy a descasar de mi fe.

El cristiano no puede olvidar su compromiso con Dios, su alianza con Dios y también con los demás. Los compromisos de solidaridad, de caridad de mi fe. La vida cristiana que tiene como tesoro ayudar a los demás, no debemos olvidarla nunca; ayudar a los pobres y darles la posibilidad de vivir. Debemos ser fieles en todos nuestros compromisos, sociales y familiares.

Enero no puede ser un paréntesis para vivir sin Dios, porque Dios está en todos lados. Porque en todos lados hay una iglesia y allí tendré la posibilidad de ir a misa, si me cae un domingo y estoy en otro lugar. Si no hay iglesia o no hay sacerdote, es otra cosa, pero no debemos decir basta, porque siempre debemos pensar en cómo hacer el bien a los demás.

Los musulmanes andan por todos lados, pero nunca dejan de orar. Cinco veces al día, y nosotros una sola vez a la semana nos cuesta, vivimos en la comodidad, si hace frío o hace calor no rezamos. Después porqué lloramos, porqué culpamos a Dios, decimos porqué no nos escucha, pero no le hablamos. Hay que hablar, hay que estar.

Por ejemplo, el Papa puede decir voy a tomar un tiempo, un momento para descansar, pero no lo hace porque está en misión. El cristiano también debe estar siempre en misión.

Las vacaciones son un derecho, pero este es un llamado para no dejar de lado la parte espiritual de nuestra vida, que es la base para comunicarnos con nuestro Dios.

Porque donde se vaya de vacaciones existen riesgos naturales, y debemos estar siempre con Dios, confiar en Dios, ir con Dios, eso es lo importante.

Jesús cuando deja a sus discípulos es para tomarse un tiempo, retirarse y orar, a descansar, porque el descanso también es oración, es reflexión sobre la vida. Las vacaciones deben ser un momento para hacer una evaluación de la vida cotidiana y espiritual, para ver qué se ha hecho en el año, cómo se ha vivido la fe; qué se va a hacer cuando se empiece de vuelta en marzo, si se es docente, empleado público o profesional; si se trabaja en una parroquia.

Hay que pensar en cosas nuevas para hacer, no quedarse en la rutina y pensar que vamos a hacer lo mismo que el año pasado, debemos mejorar. Debemos tomar fuerzas para mejorar y actuar, poner en práctica la palabra que enseña.

Deseo buenas vacaciones a todos, que puedan descansar y tomar buenas decisiones para su vida y para su fe también; que disfruten las vacaciones, pero sin dejar de lado a nuestro Dios, porque sin Dios no hay vacaciones. Sin Él no tendremos nada; con Él lo tendremos todo para vivir bien y en paz. Que Cristo nos ayude para llegar a decir sí, he hecho lo que debía hacer, ahora vamos a disfrutar y a la vuelta, algo podemos cambiar en nuestras vidas de familia. Pensar que el viaje es un tiempo de retiro y de reflexión para ver qué podemos mejorar para poder vivir en un país en paz, sin violencia.

Que nuestra Madre nos ayude para que podamos siempre cumplir la voluntad de Dios, hoy y para siempre. Amén.

 
Compartí
esta nota
Las cinco más leídas
hoy de Padre Koffi Gilbert
1

El desierto


También te puede interesar