Policiales GENERAL TABOADA

Dos añatuyenses violaron a un adolescente, los apresaron y alegaron ser "incapaces"

El segundo abusador, de 28 años, habría vejado al adolescente en el 2016 y desde entonces lo amenazaba para evitar que revelar la violación. La Fiscalía dispondrá pericias psicológicas.

14/01/2018 -

Dos individuos fueron detenidos en Añatuya, General Taboada, acusados de ultrajar sexualmente a un adolescente de 14 años, pero ni bien fueron "esposados" presentaron escritos alegando ser "incapaces".

Ambas medidas han sido motorizadas por la fiscal Cecilia Rímini y propiciadas por la jueza de Control y Garantías, María Teresa Gerez de Sincovich.

"Abuso sexual con acceso carnal" es el delito endilgado a los dos personajes, de 28 y 43 años.

El mayor tiene esposa e hijos y reside junto a la casa de la víctima.

Desencadenante

El escándalo sobrevino la semana pasada. La madre de la víctima acordó con su vecino, el de 43, realizar unos arreglos en la vivienda, consistentes en carpintería y herrería.

A tal fin, la mujer envió a su hijo adolescente para que informara al vecino que podía comenzar la labor. El menor se demoró más de lo prudente y su madre comenzó a preocuparse.

Antes de que ella fuese a la vivienda, su hijo regresó y se habría dirigido al baño. Después de mucha insistencia de su madre, abrió la puerta y le confió que el vecino lo había encerrado y abusado.

Denuncia policial

En quince minutos, la mujer formalizó la denuncia ante personal de la Comisaría del Menor y la Mujer, quien alertó a la Fiscalía sobre el suceso y ésta pidió la urgente actuación del médico de policía.

En efecto, el profesional advirtió la vejación en el menor y éste le confesó que dos años atrás también lo había violado otro vecino, quien reside a dos o tres cuadras de su casa.

Ambos ataques sexuales generaron una investigación y de inmediato la funcionaria pidió sendas detenciones.

Los dos vecinos fueron apresados, pero presentaron escritos aduciendo ser "incapaces", deslizó un alto funcionario policial.

Debido a las características del delito atribuido, Rímini los alojó en diferentes comisarías y ahora se apresta a desentrañar la naturaleza de las "incapacidades" invocadas: éstas podrían ser psicológicas y hasta sexuales.

 
Compartí
esta nota
También te puede interesar