Mundo OFENSIVA

Un letal ataque de EE.UU. a fuerzas pro gubernamentales sirias agrava la crisis

La prensa estatal siria y Rusia, aliado de Damasco, condenaron el inusual ataque estadounidense.

09/02/2018 -

La aviación de Estados Unidos atacó ayer a fuerzas pro gubernamentales sirias que habían iniciado una aparente ofensiva coordinada contra milicias opositoras, que están acompañadas por asesores militares norteamericanos en el noreste de Siria, y un centenar de combatientes murieron en los bombardeos, informaron autoridades y medios.

La prensa estatal siria y Rusia, aliado de Damasco, condenaron el inusual ataque estadounidense, que agrega otra capa de complejidad a una guerra devastadora con múltiples actores internacionales que está volviendo a caer en una nueva espiral de violencia.

El gobierno sirio respondió políticamente con un pedido formal ante la ONU para que el Consejo de Seguridad condene la "nueva masacre" de Estados Unidos en su territorio, algo poco posible ya que Washington posee poder de veto en ese órgano.

El bombardeo coincidió además con crecientes tensiones entre Estados Unidos y su aliado Turquía por una ofensiva turca en el noreste de Siria contra milicias kurdas aliadas de Washington y con una campaña de bombardeos sirios y rusos contra un enclave rebelde a las afueras de Damasco que ha dejado casi 180 muertos esta semana.

Como si el escenario no fuera lo suficientemente complejo, los presidentes de Rusia y Turquía, Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan, respectivamente, conversaron ayer por teléfono y se comprometieron a profundizar la coordinación de sus tropas y fuerzas especiales desplegadas en Siria, según informó el Kremlin, citado por la agencia de noticias Xinhua.

Hasta hace unas semanas Rusia y Turquía peleaban en dos bandos claramente opuestos, el primero con el gobierno sirio de Bashar al Assad y el segundo con la oposición.

La coalición internacional liderada por Estados Unidos en Siria explicó su ataque ayer y aseguró que respondió a un ataque "no provocado" de milicias tribales que apoyan al gobierno sirio contra un cuartel de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), aliadas de Washington en el conflicto, en Deir Ezzor, una provincia muy rica en petróleo.

 
Compartí
esta nota
También te puede interesar