Policiales HORROR

Discutió con su hermano y lo acribilló con la pistola de su otro hermano policía

El hecho de sangre se registró en el barrio Mishqui Mayu. Aparentemente la víctima le reclamaba al homicida por su "mala conducta", ya que habría sido señalado como autor de ilícitos.

13/02/2018 -

Faltaban apenas unos minutos para las 14, cuando se comenzaron a escuchar los gritos de Sergio y Alejandro Sarría que discutían acaloradamente en una vivienda del barrio Mishqui Mayu.

Parecía una pelea más entre los hermanos que ya habían tenido varios encontronazos, pero de repente una seguidilla de detonaciones hizo estremecer a los vecinos de la cuadra y presagiar lo peor.

Algunos salieron a la vereda a ver qué había sucedido, otros temerosos apenas trataban de espiar por alguna hendija. Alejandro (34) salió corriendo de la casa y a través de la puerta entreabierta se podía ver el cuerpo de Sergio (37) tendido en el suelo en el interior de la vivienda.

En cuestión de minutos arribaron móviles de la Comisaría 12 y una ambulancia, pero era demasiado tarde. Momentos más tarde se hicieron presentes en el lugar personal de Criminalística, de la División Homicidios y Delitos Complejos y la fiscal de turno, Dra. María Teresa Montes, quienes comenzaron a trabajar para desentrañar los pormenores del hecho de sangre.

De acuerdo con las fuentes, Alejandro Sarría vivía con su madre y un hermano que es funcionario policial. Sergio residía en una habitación en el mismo terreno, separada de la casa materna por una medianera.

A partir de los testimonios recabados por los investigadores se pudo reconstruir que la relación entre víctima y victimario no era la mejor. Aparentemente el menor de los dos tenía "problemas de conducta" y habría sido acusado de algunos ilícitos por los vecinos de la zona.

Esa situación habría sido reclamada por Sergio y ello habría motivado la fuerte discusión.

Al momento del crimen, no estaba el resto de la familia y los protagonistas mantuvieron un encontronazo en el sector de la casa de la víctima.

Allí se habrían producido los gritos que escucharon los vecinos.

La principal hipótesis es que Alejandro fue hasta la habitación de su hermano policía y tomó su arma, salió al encuentro de Sergio y lo acribilló.

Tras haberle dado muerte a su hermano, el homicida habría arrojado la pistola 9 mm y se dio a la fuga corriendo, secuencia divisada por los vecinos.

Una vez que la Policía comenzó a trabajar en la investigación del sangriento hecho, la fiscal Montes ordenó que se lleve a cabo un operativo cerrojo para poder dar con su paradero.

Recién alrededor de las 17.30, efectivos de la División Prevención Nº 4 lograron apresarlo en inmediaciones del barrio Los Álamos, por la ruta 34. Fue trasladado a la Seccional 12 donde quedó alojado en calidad de aprehendido.

 
Compartí
esta nota
También te puede interesar