Cristina ahora reconoce al cepo y a Moreno como error

Por Carlos Burgueño. Periodista.

15/02/2018 -

E n las últimas reuniones, todas en privado y con la promesa de no llevar las reflexiones al público (al menos por ahora), sus interlocutores coinciden en verla, quizá por primera vez, algo melancólica y reflexiva al hablar sobre su gestión económica. Y hasta reconociendo errores. Aunque sea indirectamente. En los encuentros políticos que mantuvo con excolaboradores, algunos incluso hoy enemistados con ella, se habla de una Cristina de Kirchner que señala que algunas "medidas de su Gobierno" no tuvieron "el efecto positivo deseado" y que, quizá, "no deberían haberse tomado". Si bien las confesiones fueron escuetas y poco profundas en su "mea culpa", los interlocutores las tomaron como un primer paso imprescindible para poder continuar hablando de algún tipo de acuerdo futuro. Algo no menor para quienes recuerdan el impenetrable carácter de la exjefa de Estado en sus momentos de mayor poder de decisión. En al menos cuatro encuentros de las últimas dos semanas, incluyendo algunos de los últimos días, la expresidenta, aunque sin profundizar, reconoció que la aplicación del cepo cambiario, de haberle dado cierto poder omnipresente a Guillermo Moreno y de haber atormentado las cifras del Indec, terminaron "siendo contraproducentes" y minando la "credibilidad" de su Gobierno. El reconocimiento incluso llegó al punto de hablar de la necesidad de "haber escuchado más voces antes de tomar decisiones", pero aún culpa a las "presiones de los poderosos" por las medidas criticadas. En un solo capítulo deja claro que no está arrepentida y que profundizaría sus acciones. Para la exjefa de Estado, su mejor hombre en la economía fue y es Axel Kicillof, y cualquier futuro posible deberá ser con el exministro de Economía dentro de sus huestes. Cristina de Kirchner no menciona la palabra cepo. Pero reconoce que las "restricciones" al acceso a las divisas fue un error, al que "se vio empujada a cometer" pero que obedeció a una situación "que no era fácil". La expresidenta se refiere a lo que ella misma interpretó entre octubre y noviembre de 2011 como un intento de forzarla a devaluar el peso, luego de haber vencido en las elecciones presidenciales por un 54%. Antes de reasumir, y mientras armaba su gabinete económico, que llevaría a Hernán Lorenzino al Ministerio de Economía en reemplazo de Amado Boudou, que asumiría como vicepresidente, luego fallido, hubo presiones para devaluar la moneda, que en esos tiempos cotizaba a 4,3 o 4,5 pesos. Lo que se vivió en esos días fue una creciente demanda de dólares, con la intención de llevarlo más cerca de los 5 o 6 pesos (la cotización en la que ya operaba en el mercado paralelo era de 4,8 pesos), lo que representaba el valor real que, según varios operadores, debía tener la divisa según la evolución de la inflación. La visión que surgió de Olivos (según la interpretación que llevaron ante la presidenta varios economistas vinculados a La Cámpora que oficiaban de "segunda versión de los hechos" era que un grupo de banqueros estaba presionando por una devaluación, y que era necesario un fuerte mensaje a "los mercados golpistas" para que entendieran dónde estaba el poder. Surgió así la idea de imponer restricciones (la primera que lo deslizó ante la presidenta fue la titular del banco Central, Mercedes Marcó del Pont) y comenzó a operar la Resolución General 3.210 de la Afip que impuso los primeros controles al acceso a las divisas por parte del organismo. Los controles afectaron a empresas e individuos, que requirieron, desde entonces, permiso del organismo que manejaba Ricardo Echegaray para poder acceder a los dólares, autorización que dependía, en teoría, de no superar el 40% de los ingresos declarados por las personas. Fue el principio de una serie de restricciones que se fueron profundizando, hasta ser levantadas definitivamente por el Gobierno de Mauricio Macri en diciembre de 2015, y el dólar pasó de $9,75 a $13,95. Igualmente la expresidenta distingue entre dos restricciones. Según Cristina de Kirchner, no fue un error impedir el acceso libre de dólares a las personas, sino el haber impedido que las empresas pudieran girar divisas de rentabilidad al exterior. Sobre Guillermo Moreno, la expresidenta es terminante e implacable en su opinión negativa. Hasta, a veces, llega al insulto. En este punto, en varias oportunidades fue explícita y consideró el haberle dado tanto poder al exsecretario de Comercio como un verdadero error político. Hasta reconoce como una cuestión personal no haberle pedido su renuncia aún antes de noviembre de 2013, cuando luego de haber perdido las elecciones legislativas de medio término, Moreno dejó la secretaría. Señala al exfuncionario como el culpable de la desarticulación del Indec, y considera esa acción como una "bola de nieve" de la que no se pudo salir. Más enojada está aún con los pasos que el exsecretario tuvo una vez que dejó su función de diplomático romano y comenzó su andar como hombre del peronismo porteño independiente. Cristina de Kirchner defiende hoy a Axel Kicillof con la misma confianza del primer día en que el exministro llegó a sus huestes. A quienes lo critican les aconseja que "tomen un café" con el ahora diputado y que se dejen llevar por sus ideas económicas. Asegura que no es responsable del cepo, que sólo le tocó administrarlo (algo que es cierto) y alguien que tuvo y tiene mucha atención de la industria argentina (algo que no es tan cierto). Habla del exministro como el responsable de haber reestatizado "con éxito" YPF, y hasta desliza que fue el que más combatió dentro del gabinete a Julio De Vido. Va más allá, y les afirma a sus interlocutores que aunque su destino político electoral esté complicado, cualquier acuerdo del kirchnerismo dentro de un futuro del peronismo debe contar con Axel Kicillof en sus planes para que la expresidenta forme parte.

 
Compartí
esta nota

También te puede interesar