Opinión ANIVERSARIO

Centenario de la independencia de Lituania

Por Carlos Paskevicius, (primera parte).

16/02/2018 -

La colectividad lituana celebra hoy el centenario de la proclamación de su independencia, realizada en acto quijotesco por los veinte integrantes del Consejo Lituano presididos por Antanas Smetona, en Vilna el 16 de febrero de 1918. El Consejo elegido por 214 delegados carecía de fuerza ejecutiva. El país se encontraba ocupado por Alemania, carecía de ejército y su gesto -como el de otras naciones no rusas del imperio del Zar- representaba por entonces sólo el anhelo de libertad. El acta rezaba así: "El Consejo Lituano, única representación genuina de la Nación Lituana, apoyándose en el derecho de autodeterminación de los pueblos y en las resoluciones de la Conferencia Lituana proclama la restauración de la independencia organizada sobre bases democráticas de la nación Lituana con su capital en Vilna, y libera a este país de todos los lazos que hubiera tenido con otras naciones". A fin de año, apenas derrotada Alemania, se constituyeron las autoridades provisionales e inmediatamente se comenzó a reclutar un ejército voluntario, necesidad urgentísima por el avance de las tropas soviéticas desde el interior de Rusia. Luego de guerras en todos los frentes, la independencia del país quedó restablecida, y así siguió hasta 1940, en que se sucedieron dramáticos acontecimientos que le pondrían fin. La Argentina, el 14 de marzo de 1921, fue el primer país americano que reconoció su independencia. La nación lituana Lituania forma con Letonia el grupo báltico de los pueblos indoeuropeos y su idioma, muy arcaico tiene grandes afinidades con el sánscrito. Dividida entre numerosos clanes, la nación lituana sólo se unificó en el siglo XIII con la dirección de Mindaugas (Mindowe). Vino luego durante varios siglos, la dinastía llamada Jagellona, bajo la cual se unieron a Lituania extensos territorios eslavos -la Bielorrusia-, y luego en la persona del rey Jagellón, Lituania y Polonia formaron una "unión personal", manteniendo cada una sus propias instituciones. A fines del siglo XVIII, al ser repartidas las tierras de la unión, Lituania correspondió en su mayor parte a Rusia y sufrió un intenso proceso de rusificación. La reacción popular fue espontánea y categórica, y se encarnó en el Dr. Basanavicius llamado "Patriarca de la Nación Lituana", a quien cupo en su ancianidad el ser uno de los 20 patriotas que firmaron el Acta de 1918. La tragedia de 1940 En los primeros meses de la Segunda Guerra Mundial, el 25 de mayo de 1940, el gobierno soviético inició una serie de ataques contra el gobierno lituano y contra el de sus vecinos: Letonia y Estonia. El 15 de junio las tropas rusas ocuparon el país y al mes siguiente fue anexado a la URSS. En el año siguiente -hasta la invasión alemanamás de 3000 personas habían sido ejecutadas y 60.000 deportadas a Siberia. La situación de Lituania -con el interregno alemán- no varió desde 1940 hasta 1990, fue una de las 15 repúblicas constitutivas de la Unión Soviética y al igual que la mayoría de las repúblicas no rusas se encontró sometida -como en el tiempo del Zar- a acentuados esfuerzos de rusificación.

 
Compartí
esta nota

También te puede interesar