×

"La mediación patrimonial permite agilizar la resolución de conflictos"

El magíster en la materia se encuentra en el Poder Judicial santiagueño para dictar curso de Formación Básica en Mediación y Resolución de Conflictos.

- 00:00 Policiales

El Superior Tribunal de Justicia planificó para este año la implementación de la mediación patrimonial como forma de descomprimir la cantidad de conflictos que habitualmente ingresan en el Poder Judicial, para que de esa manera se pueda brindar una respuesta rápida y eficaz a los ciudadanos.

En ese marco, el magíster en la materia, Dr. Antonio Tula, se encuentra en el Poder Judicial santiagueño para dictar el Curso de Formación Básica en Mediación y Resolución de Conflictos, ocasión en la que sostuvo que la mediación patrimonial abre un interesante camino para lograr la pacificación de la sociedad.

-¿Qué aplicación y aceptación tiene la mediación patrimonial?

-La mediación patrimonial es aplicable a asuntos civiles y comerciales. Ya está implementada en diferentes lugares del país y es muy interesante porque permite agilizar muchísimo la puesta en común de un conflicto y la participación de las partes para resolverlo.

Las relaciones comerciales están basadas en vínculos, que luego del conflicto permanecen, con el cliente, el proveedor o entre empresas. Cuando van a juicio es como que se produce una disrupción de las relaciones que tiene un efecto negativo en los vínculos comerciales y sociales.

En una mediación, con un profesional entrenado que ayude a redefinir el conflicto en función de otros objetivos y posibilidades, o de otras miradas que no fueron compartidas porque ninguna de las partes se puso en los zapatos del otro, ayuda a que ellos puedan ser partícipes de la deconstrucción del conflicto y la construcción de la solución.

La mediación patrimonial no es una práctica común del Derecho, porque el abogado toma datos de su representado sin conocer lo que sostiene la contraparte para armar una estrategia para iniciar la demanda, En tanto, el otro abogado contesta y termina armando otro argumento, por lo que ambos no son los vitales de las personas que están en conflicto, con lo que se llega a la cosificación del conflicto, que es la cosa juzgada.

En cambio, en la mediación son las personas las que construyen ello, con la participación de un abogado que le permita hablar y decir lo que deban, sin poner en juego la estrategia ulterior del juicio.

-¿Qué debe hacerse para que la mediación sea utilizada por ciudadanos y abogados?

-Para que tenga aceptación aquí en Santiago, lo primero sería convocar a un grupo de publicistas para que me permitan difundir la mediación, para que la gente entienda que es una alternativa a un juicio, que tiene profundidad y brinda soluciones.

No está dentro de la cultura el hablar, sino que lo haga a través de su abogado.

Respecto de los abogados, el Colegio que los nuclea debería convocar a charlar para hacer entender que la mediación no es una justicia de segunda clase.

-¿Cuál debe ser el perfil del mediador?

-Yo le pondría dos aspectos principales. El primero es la formación, a la que debe ponerse mucha fuerza para que los mediadores entiendan que ellos no son los que deben decidir lo que tienen que hacer las partes enfrentadas. Porque si el mediador fuera el que decidiera, lo estaríamos convirtiendo en un juez subterráneo o underground.

Deben ser potenciadores de la capacidad de las partes en resolver por sí mismas un litigio. Es una persona creativa y que sugiere ideas para que las partes reflexionen, mientras que los abogados controlan la legitimidad del proceso.

Esto debe ser así para que en la praxis los mediadores no se conviertan en jueces underground.

-¿Cuál es la diferencia entre mediación y juicio?

-La mediación es un espacio creativo y el juicio es un espacio regulado estrictamente a través del Derecho objetivo, en el que un juez va a decidir, quizás sin conocer el trasfondo de las relaciones humanas. Lo hará en función de la letra fría del Derecho.

En la mediación se trabaja con los temores, los deseos, las preocupaciones, las necesidades, las expectativas, las perspectivas y vínculos.

Formación de mediadores

La apertura del curso estuvo a cargo del supervisor del Centro de Medios Alternativos de Resolución de Conflictos (Cemarc), Dr. Pedro Basbús, quien explicó la importancia y alcance de esta propuesta de formación y actualización para mediadores, siguiendo una línea de acción que comenzó a desarrollarse el año pasado.

El programa es impulsado por el Centro Único de Capacitación "Dr. José Gorostiaga", el Cemarc y la Asociación Redes Alternativas, que desde 1996 se dedica a formar a mediadores. Los destinatarios de la propuesta son profesionales de las diferentes especialidades que deseen desarrollar las competencias necesarias para el ejercicio de este perfil laboral.

Está dividido en tres módulos que tiene una carga horaria de 100 horas presenciales y 20 en la modalidad on line, que abarcará aspectos teóricos y prácticos.

Más noticias de hoy